Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
« VOLVER    Imprimir       Enviar por mail  | Compartir:      
Amén
Mensaje de monseñor Martín Fassi, obispo auxiliar de San Isidro, con motivo del la fiesta del Corpus Christi (29 de mayo de 2016)

Jesús amaba compartir la mesa con sus amigos, también la compartía, dice el Evangelio, con publicanos y pecadores.

En la época de Jesús, compartir la mesa tenía un significado muy fuerte, porque sentarse con alguien a la mesa definía como eran las relaciones y los vínculos, el pensamiento y la propia opinión.

Jesús vivía en una cultura donde cada uno cuidaba mucho con quién se sentaba en la mesa, pero él que tenía en su mente y en su corazón la voluntad de su padre, sabía que su Padre Dios, nuestro Padre Dios, ama a todos y quiere que todos, entren a participar de su mesa en su Reino.

Jesús empezó a entender que la mesa es un lugar de inclusión y de comunión, y por eso comenzó a invitar a su mesa y a dejarse invitar a su mesa, por publicanos y pecadores, por pequeños y los pobres, pero también compartía con los religiosos de su época, con los fariseos y aprovechaba en cada mesa a decir una palabra.

Las mesas de Jesús nos invitan a participar de lo que fue después la gran mesa en la última cena; donde ya no dijo tantas palabras, sino que él mismo se hizo una palabra entregada; él mismo puso su vida bajo la consigna del amor; subordinó su vida al amor y su palabra se convirtió en un amor que hoy llamamos Eucaristía.

La fiesta del Corpus Christi es celebrar entonces, la cena de Jesús que se entrega en Pascua, muerte y resurrección para que todos tengan un lugar en el Reino de Dios.

Jesús vino para todos, entonces la Eucaristía nos invita a participar de este pensamiento y de este querer de Jesús, participar de su Reino que es la voluntad del Padre.

Decir “Amén” cada vez que comulgamos es decir amén a este deseo inclusivo de Dios, para que todos tengan un lugar en la mesa de la vida.

El día de Corpus vamos a ir por la calle proclamando que creemos en esta verdad. Al caminar por la calle también decimos “Amen” a una comunidad, Iglesia, para que todos tengan acceso a la vida, todos puedan tener un lugar en la mesa de la vida, sin excluir a nadie, invitando a todos porque todos somos hijos de Dios.

Mons. Martín Fassi, obispo Auxiliar de la Diócesis de San Isidro
« VOLVER
Último Video
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton