Los pueblos cristianos quedan vacíos y los yihadistas saquean las iglesias
Martes 3 Feb 2015 | 11:18 am
Hassaké (Siria) (AICA):
Bandas armadas yihadistas irrumpieron en la aldea cristiana de Tel Hormuz, saquearon la iglesia y obligaron a los habitantes a quitar la cruz del templo, denunció monseñor Jacques Behnan Hindo, arzobispo siro-católico de Hassaké-Nisibis.
Bandas armadas yihadistas del Estado Islámico irrumpieron en la aldea cristiana de Tel Hormuz, saquearon la iglesia y obligaron a los habitantes a quitar la cruz del edificio sagrado, dijo a la Agencia Fides monseñor Jacques Behnan Hindo, arzobispo siro-católico de Hassaké-Nisibis.

“El viernes pasado -dijo el arzobispo- dos grupos de militantes armados del Estado Islámico bajaron de las montañas, donde están acampados, y entraron en el pueblo, donde aún viven unas pocas docenas de familias cristianas. Los yihadistas se llevaron objetos de valor de la iglesia, y advirtieron a los cristianos que eliminen u oculten las cruces”.

El episodio se suma a la serie de ataques e intimidaciones que sufren los pueblos cristianos ubicados en la región atravesada por el río Khabur. “En esa zona -expresó monseñor Hindo- había más de 30 aldeas cristianas, fundadas en los años 30 del siglo pasado, que habían acogido especialmente a los cristianos asirios y caldeos del norte de Irak, que buscaban salvarse de las masacres perpetradas en aquel entonces por el ejército iraquí".

"Eran pueblos prósperos, habitados por miles de personas, con iglesias y comunidades muy activas, que tenían escuelas e iniciativas sociales. Pero desde el inicio de la guerra casi todos quedaron vacíos y algunos ahora parecen pueblos fantasmas. En uno queda un solo cristiano. En otros, los habitantes son unas pocas docenas. En Tel Hormuz aún queda una de las comunidades asirias más consistente. Pero ahora allí tampoco superan las trescientas personas, cuando antes eran más de cuatro mil. Los demás huyeron al extranjero. Y muchos nunca regresarán”, concluyó el prelado.+