Murió un cardenal que no era obispo
Martes 10 Feb 2015 | 11:31 am
Ciudad del Vaticano (AICA):
En la mañana de este martes 10 de febrero falleció en Roma, a los 86 años, el cardenal alemán Karl Joseph Becker, jesuita y destacado teólogo. Se trataba de un cardenal que no era obispo: Benedicto XVI lo llamó a integrar el Colegio Cardenalicio, y aunque es un requisito la ordenación episcopal, el padre Becker pidió una dispensa de tal necesidad por su avanzada edad.
En la mañana de este martes 10 de febrero falleció en Roma, a los 86 años, el cardenal alemán Karl Joseph Becker, jesuita y destacado teólogo, antiguo profesor de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Además tenía otra paticularidad: fue creado cardenal por Benedicto XVI sin ser obispo.

El Santo Padre envió un telegrama al padre Adolfo Nicolás SJ, superior general de la Compañía de Jesús, expresando su sentido pésame, y recordó con gratitud el intenso y ejemplar servicio realizado durante años por el purpurado en la enseñanza, la formación de las nuevas generaciones -especialmente de los sacerdotes- en la investigación teológica y en la Santa Sede.

“Elevo fervientes oraciones al Señor -escribe el Papa- para que, a través de la intercesión de la Santísima Virgen y de san Ignacio de Loyola, conceda al cardenal fallecido el premio eterno prometido a sus discípulos y de corazón imparto, tanto a usted como a cuantos lo conocieron y apreciaron las dotes de su mente y de su corazón, la bendición apostólica”.

Un cardenal que no era obispo
El cardenal Becker había nacido en Colonia (Alemania) el 18 de abril de 1928. Era jesuita desde 1948 y sacerdote desde 1958. Fue creado cardenal por el papa Benedicto XVI, en febrero de 2012. Antes de su creación, pidió ser dispensado de la ordenación episcopal por su avanzada edad. Fue asignado al orden cardenalicio de los diáconos con la diaconía de la iglesia de San Julián Mártir. También comparte esta particularidad el cardenal Roberto Tucci, de 93 años, creado purpurado por san Juan Pablo II en 2001.

Para ser elegido cardenal, en la actualidad se respetan las normas establecidas en el Concilio de Trento, en su sesión del 11 de noviembre de 1563. Como señala el derecho canónico, pueden ser candidatos aquellos hombres que han recibido la ordenación sacerdotal y se distinguen por su doctrina, piedad y prudencia en el desempeño de sus deberes. El papa Juan XXIII agregó la necesidad de ser obispo.

Becker llegó al cardenalato con más de 80 años y por tanto sin derecho a participar en el cónclave por lo que no fue elector del papa Francisco. Tampoco participó del consistorio en el que fue creado cardenal, debido a la enfermedad que lo aquejaba entonces.

El colegio cardenalicio queda ahora con cuatro cardenales jesuitas. Ellos son Roberto Tucci, de 93 años; Albert Vanhoye, de 91; Ján Chryzostom Korec, también de 91; y Julius Riyadi Darmaatmadja, de 80 años. Todos ellos por la edad excluidos de un eventual cónclave aunque el eslovaco y el indonesio cuando fueron creados eran electores.+