La reliquia de san Juan Pablo II peregrinará en el Uruguay
Martes 14 Mar 2017 | 11:44 am
Montevideo (Uruguay) (AICA):
A 30 años de la visita del papa san Juan Pablo II al Uruguay, llegará una reliquia de su sangre que será expuesta en diversas catedrales del país rioplatense. La reliquia -que ya estuvo en el Uruguay en junio de 2015- será expuesta para la veneración de los fieles el 25 de marzo en la catedral de Minas, el 27 en la catedral de Melo, el 28 en la catedral de Florida, el 29 en la catedral metropolitana y el 30 en el santuario del Señor Resucitado, en Tres Cruces.
A 30 años de la visita del papa san Juan Pablo II al Uruguay, llegará una reliquia de su sangre que será expuesta en diversas catedrales del país rioplatense.

La reliquia -que ya estuvo en el Uruguay en junio de 2015- será expuesta para la veneración de los fieles el 25 de marzo en la catedral de Minas, el 27 en la catedral de Melo, el 28 en la catedral de Florida, el 29 en la catedral metropolitana y el 30 en el santuario del Señor Resucitado, en Tres Cruces.

Las hermanas Siervas de los Corazones traspasados de Jesús y María (SCTJM), que hace pocas semanas se instalaron en la diócesis de Minas, serán las encargadas de traer desde Roma la reliquia del papa santo.

Las religiosas quisieron comenzar en el Uruguay la peregrinación de esta reliquia que luego continuará por otros países de América.

En total existen cinco reliquias de sangre del papa Juan Pablo II. Una se encuentra en la catedral de Madrid, Nuestra Señora de la Almudena; otra en la ciudad de Cracovia, cerca del pueblo natal del pontífice polaco.

La reliquia de sangre de san Juan Pablo II, se considera “de primer grado”, por tener que ver con el cuerpo físico del santo, asimismo existen reliquias de segundo nivel, que son aquellos elementos que el santo utilizó en vida y que fueron elementos de devoción y también existen las de tercer grado, que son las que tocaron reliquias de primer orden o que tocaron al santo.

A las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María les fue encomendada la reliquia por el postulador de la causa de canonización del papa Juan Pablo II, monseñor Slawomir Oder, para custodiarla durante su peregrinación por el mundo.

El Instituto Religioso diocesano al que pertenecen estas religiosas fue fundado en 1990 en la arquidiócesis de Miami, Florida, Estados Unidos, por la Madre Adela Galindo. Tiene como carisma espiritual el “ser viva imagen y presencia del Corazón, Persona y Misión de María en el corazón de la Iglesia” y además disponer del genio femenino y el carisma mariano al servicio Petrino.

San Juan Pablo II visitó oficialmente el Uruguay en dos ocasiones, en 1987 y 1988. +