Precisiones de la Comisión de Liturgia sobre las hostias para celíacos
Martes 11 Jul 2017 | 11:44 am
Buenos Aires (AICA):
Las hostias deben estar elaboradas con harina de trigo para que sean consideradas “el cuerpo de Cristo”, pero ¿qué se indica para los fieles que no pueden consumir gluten por alguna enfermedad? En una entrevista concedida a AICA, la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) recordó qué dice la Iglesia sobre estos casos.
La Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) reafirmó en una entrevista concedida a AICA que “las hostias sin nada de gluten son materia inválida para la Eucaristía”.

Luego de que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos enviara una carta circular a los obispos en la que se habla sobre “las especies de la Eucaristía, su naturaleza y su cuidado por parte de los pastores, principalmente referidos a la comunión de personas con celiaquía y otras afecciones que imposibilitan recibir el pan de trigo o el vino”, AICA consultó al presbítero Walter Perelló, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Liturgia, quien explicó que la carta “no agrega demasiado” respecto a otras dedicadas al mismo tema.

“El pan que se emplea en el santo sacrificio de la Eucaristía debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa”, exhorta la carta. Por consiguiente, no puede constituir la materia válida, para la realización del Sacrificio y del sacramento eucarístico, el pan elaborado con otras sustancias. “Y el vino que se utiliza en la celebración del santo Sacrificio eucarístico debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas”, indica también.

“Respecto a la comunión de quienes padecen celiaquía –expresó el presbítero Perelló- la Congregación afirma que las hostias sin nada de gluten son materia inválida para la Eucaristía’”. El sacerdote agregó que “son materia válida, las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan”, y es “competencia del Ordinario conceder a los fieles y a los sacerdotes la licencia para usar pan con una mínima cantidad de gluten o mosto como materia para la Eucaristía” (carta circular a los presidentes de las conferencias episcopales acerca del uso del pan con poca cantidad de gluten y del mosto como materia eucarística, 2003).

¿Cómo son las “hostias para celíacos”?
Este tipo de hostias no reciben la calificación de “sin TACC” (trigo, avena, cebada y centeno, sustancias intolerables por quienes sufren celiaquía), sino que se describen como “aptas para celíacos”, debido a que están manufacturadas con harina de trigo, que sí contiene gluten, aunque una cantidad mínima e incapaz de producir daño alguno, según afirman en algunas publicaciones.

Además, el fiel que lo prefiera, puede comulgar con la sangre de Cristo. Por ello, con el fin de evitar la “contaminación cruzada”, en algunas iglesias se colocan cálices distintos: uno que utiliza el sacerdote y sobre el que corta la hostia, y otro más pequeño que se usa para los celíacos.

En la Argentina
“En realidad –afirmó el secretario ejecutivo de la Comisión de Liturgia- la atención a la comunión de celíacos es habitual en nuestras comunidades desde hace ya tiempo, ya sea mediante las hostias especialmente preparadas con un mínimo imperceptible pero suficiente de gluten o a través de la comunión con el vino sin contacto con el pan”.

“Como los hermanos celíacos comulgan en nuestras comunidades de estos modos, según una opción personal, esta carta no presenta para nosotros ninguna dificultad en su aplicación”, aseguró el sacerdote. “En algunos medios nacionales, incluso, han aparecido las opiniones positivas de algunas asociaciones de renombre como la Asociación Celíaca Argentina o la Acela (Asistencia al Celiaco de la Argentina), aconsejando la comunión con el vino, sin ver en ello ningún signo negativo”, contó y recordó que para la doctrina católica, en la comunión bajo las especies del pan y del vino, sea con las dos o con una sola de ellas, se recibe sacramentalmente al Señor.

“Por esto podemos decir que el sacramento de la eucaristía es apto para todas las personas, aún comulgando sólo bajo la especie de vino”, aseveró Perelló.

Dónde conseguir hostias celíacas en Buenos Aires

En el documento dirigido a los obispos de todo el mundo, se indicó que son ellos quienes tienen que “vigilar la calidad del pan y del vino destinados a la Eucaristía y, por tanto, a aquellos que los preparan”.

En el documento insistió en la necesidad de “comprobar quién es la persona encargada de proveer el pan y el vino para la celebración, así como la idoneidad de la materia, y que esta sea una persona honesta”. Lo mismo se aplica para quienes preparan las hostias para celíacos.

En Buenos Aires, uno de los lugares donde puede adquirirse este tipo de hostia especial, es en la Congregación Hijas de San José, ubicada en Avellaneda 2344, Buenos Aires. +