El Papa animó a seguir “sembrando” esperanza en los Hogares de Cristo
Lunes 12 Mar 2018 | 13:19 pm
Luján (Buenos Aires) (AICA):
El papa Francisco envió un videomensaje a la Familia Grande del Hogar de Cristo, que este fin de semana celebró su 10º aniversario en Luján, en el que animó a sus miembros a seguir adelante, sembrando esperanza y ayudando a que muchos jóvenes tengan futuro. También destacó la “mística” de quienes colaboraran en estos hogares que acogen a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad social o de adicciones.
El papa Francisco envió un videomensaje a la Familia Grande del Hogar de Cristo, cuyos miembros acamparon este fin de semana en Luján, muy cerca del santuario mariano, para celebrar su 10º aniversario.

El pontífice animó a sus miembros a seguir adelante y seguir ayudando a que muchos jóvenes tengan futuro, además de destacar la “mística” de quienes colaboraran en estos hogares que acogen a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad social o de adicciones.

“Los felicito por lo que hacen. No tengan miedo, no se asusten. No se cansen, no se dejen vencer, a veces, por los profetas de calamidades, o por el cansancio. Cuando están cansados, siéntense, miren a la Virgen y adelante”, sugirió, y agregó: “Sigan adelante porque ustedes están sembrando mucho bien en la Patria, mucho bien, vayan adelante”.

Texto del videomensaje
Queridos hermanos: ustedes están festejando 10 años del Hogar de Cristo. Hogar de Cristo, Hogares de Cristo, Cristo en el hogar, Cristo en el barrio, en el barrio hogar, todo más relacionado de otra manera.

Una mística. Una mística que donde estaba el problema, abre un camino de solución; donde estaba quizás la semilla de la destrucción, siembra para construir.

Ustedes son todos sembradores, porque nadie puede estar en el Hogar de Cristo sin mirar al futuro, sin esperanza. El Hogar de Cristo mira adelante, mira el horizonte, con las puertas abiertas.

Y ustedes tienen el corazón abierto a la esperanza, a la construcción, a los chicos, a los jóvenes. Ustedes jóvenes que están ahí pueden dar fe de esa esperanza que los llevó a crecer como personas, como hombres, como mujeres, mirando al futuro.

Hogar de Cristo que trabajan tantos voluntarios, tantos laicos, laicas, curas, monjas, todo mirando una sola cosa: el futuro de nuestros jóvenes.

El futuro. Dicen que los jóvenes tienen el futuro en las manos, es verdad, pero hay que ayudarles a que las manos no se caigan y lo tengan en las manos, y lo lleven adelante. Y ustedes hacen eso con los jóvenes. Les ayudan a que ese futuro que tienen en las manos siga andando adelante.

Y han venido a la casa de la Madre, a esta acampada en Luján. Ella está cerquita, a pocas cuadras, y a ella le tienen que pedir que lleven adelante ese hogar que lleva el nombre de su Hijo, pero que no les quite nunca aquella ternura que ella supo poner en el Hogar de Cristo, en el primer Hogar de Cristo, en Nazaret.

Los felicito por lo que hacen. No tengan miedo, no se asusten. No se cansen, no se dejen vencer, a veces, por los profetas de calamidades, o por el cansancio. Cuando están cansados, siéntense, miren a la Virgen y adelante.

Sigan adelante porque ustedes están sembrando mucho bien en la Patria, mucho bien, vayan adelante.

Que Dios los bendiga y de paso no se olviden de rezar por mí que lo necesito. Buen éxito.
+