Brasil: La Iglesia presentó un Plan Nacional de Integración de Refugiados
Jueves 4 Oct 2018 | 14:11 pm
Brasilia (Brasil) (AICA):
Con el apoyo de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), la diócesis de Roraima junto con Cáritas diocesana, Cáritas Brasil, el Instituto de Migración y Derechos Humanos (IMDH), el Servicio de Atención Pastoral para Migrantes (SPM) y el Servicio Jesuita para Migrantes y Refugiados (SJMR), se presentó un “Plan nacional de integración” y solidaridad hacia los refugiados en respuesta a la emergencia en el país.
Con el apoyo de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), la diócesis de Roraima junto con Cáritas diocesana, Cáritas Brasil, el Instituto de Migración y Derechos Humanos (IMDH), el Servicio de Atención Pastoral para Migrantes (SPM) y el Servicio Jesuita para Migrantes y Refugiados (SJMR), se presentó un “Plan nacional de integración” y solidaridad hacia los refugiados en respuesta a la emergencia en el país.

La presentación del Plan estuvo a cargo del obispo de Roraima y presidente de Cáritas, monseñor Mario Antônio da Silva, quien expresó: “El Plan pretende llegar a las ciudades de todo el país y también a Venezuela, en particular a las ciudades desde donde sale el flujo de personas que llega al Brasil. Se trata de comenzar un proceso, queremos que continúe y se expanda por todo el país”, explicó el prelado.

Según monseñor Da Silva, el Plan alienta a la diócesis y a todas las entidades que trabajan al servicio de los migrantes y refugiados a seguir cuidando a estas poblaciones, sin olvidar a los brasileños más pobres, que necesitan atención especial.

“Es posible, con solidaridad y compromiso, asegurar que el plan de integración llegue a los corazones de las personas, promoviendo la recepción de migrantes en todo Brasil”, dijo.

El obispo agradeció a la Conferencia Episcopal por la asignación del 40% del Fondo Nacional de Solidaridad (FNS), el monto recaudado en la Campaña de Fraternidad de este año, por la instrumentación del Plan y los caminos de solidaridad.

“Dios se preocupa por la felicidad de quienes luchan y defienden la vida, y se preocupa por defender la vida en todas sus necesidades”, concluyó monseñor da Silva.+