Niño argentino hizo "lío" en plena audiencia papal
Miercoles 28 Nov 2018 | 12:53 pm
Ciudad del Vaticano (AICA):
Durante la Audiencia General de esta mañana en el Aula Pablo VI, un niño argentino irrumpió en el escenario para saludar al papa Francisco y a los guardias suizos. El Santo Padre se sonrió y le dijo a su madre: “Si quiere jugar acá, dejalo”, y luego se permitió una reflexión sobre la libertad de los hijos de Dios.
Al concluir la catequesis de cada miércoles, mientras se emitían los agradecimientos a las delegaciones presentes, un niño argentino irrumpió en el escenario del Aula Pablo VI, para sorpresa de todos los presentes. Allí le besó la mano a un guardia suizo, saludó al papa Francisco, y se quedó por un rato jugando en el escenario.

Se trató de Wenzel Wirth, de 6 años y con un autismo grave, de familia italo-argentina. Al acercarse su madre con intención de llevarse al niño, el Papa se sonrió y le dijo: : “Si quiere jugar acá, dejalo”. Luego se volteó hacia el arzobispo Georg Gaenswein, y le dijo sonriendo: “Es argentino, indisciplinado”.



Cuando concluyeron las menciones a las delegaciones presentes, Francisco se permitió una reflexión sobre la libertad de los hijos de Dios. “Este niño no puede hablar: es mudo, pero puede comunicarse, puede expresarse. Y tiene una cosa que me hace pensar: es libre, indisciplinadamente libre. Pero es libre. Y esto me hace pensar: ¿soy también así de libre ante Dios? Cuando Jesús dice que debemos llegar a ser como niños, nos dice que debemos tener la libertad que un niño tiene ante su padre. Sí, creo que este muchacho ha predicado para todos nosotros, y pedimos la gracia de que pueda hablar”.



El padre del niño, Ariel Wirth, dijo a The Associated Press que Wenzel sufre problemas de comportamiento además de limitaciones en el habla, y que en su casa la familia deja que se exprese lo mejor que pueda.

"Intentamos dejarlo ser libre. Él tiene que expresarse y nosotros vivimos sin esconder sus problemas”, explicó. La familia vive en Verona y viajó a Roma solo para la audiencia general del miércoles. Wirth dijo que su hijo Wenzel estaba cansado tras el largo viaje y la espera para ver a Francisco y claramente “necesitaba correr”.+