La Virgen de Luján de Malvinas, "camino a casa"
Viernes 15 Mar 2019 | 11:54 am
Buenos Aires (AICA):
Con ayuda del obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera, el grupo “La fe del Centurión” avanza en las gestiones para el retorno de una imagen de la Virgen de Luján que se encuentra en Inglaterra luego de haber acompañado a los soldados argentinos durante la guerra de Malvinas. Además, los mismos veteranos acudieron al Vaticano a solicitar al papa Francisco que sea él mismo quien traiga la imagen al país.
Durante la guerra de Malvinas, los soldados argentinos estuvieron acompañados por una imagen de Nuestra Señora de Luján, llevada allí por un capellán. Finalizado el conflicto, nunca más se supo de esa imagen, pero en una visita a Inglaterra, un veterano argentino se encontró con esa imagen entronizada en una de las capillas de la catedral castrense del Reino Unido. Lo que comenzó como un deseo de “traerla de regreso a casa”, comienza a hacerse realidad.

Enterado de la situación, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, se entrevistó con el grupo “La fe del Centurión”, quienes le acercaron detalles y ratificaron la intención de traer a la Argentina esa imagen. El grupo, conformado por veteranos de guerra y familiares, tiene como misión y lema: “Madre recordamos y buscamos tu amparo, vuelve a casa” y desde allí, despliegan una serie de metas a cumplir, pero para ello, primero se debe lograr la llegada de la Virgen de Luján.

El pedido al Papa
Uno de los primeros pasos por parte del grupo, fue viajar a Roma para solicitar al papa Francisco que sea él mismo quien traiga la imagen de vuelta al país: “Santo Padre, necesitamos que nos de una mano para trabajar por la paz: aquí tiene el proyecto de repatriación, venga a la Argentina con esta Virgen, venga de la mano de los veteranos de Malvinas”, le solicitaron el pasado mes de febrero, durante una audiencia en el aula Pablo VI.

“Nuestra misión como hombres que padecieron el horror de la guerra es decir que no hay otro camino que la paz. Si los hombres que combatieron en el mundo generan paz, sus líderes van a tener que escuchar”, explicó Marcelo Sánchez, uno de los excombatientes, sobre los motivos que lo llevaron hasta el Vaticano, para proponer el peculiar proyecto de repatriación directamente al Papa.

“Es nuestro sueño que el Papa vuelva y que peregrine por todo el país. Queremos llevar ese mensaje de paz y quién mejor que él para acompañarnos. Nosotros se lo dijimos y él se emocionó hasta las lágrimas, aunque no respondió”, expresó el excombatiente.

Monseñor Olivera se reunió con el obispo castrense inglés
En ocasión del viaje a Europa del obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera, donde visitó Polonia y se encontró con el papa Francisco en Roma, mantuvo además una reunión con el obispo castrense de Inglaterra, monseñor Paul James Mason, tras un previo intercambio de cartas en el que el pastor argentino explicó detalladamente la situación.

La respuesta y predisposición de su par inglés fue tal, que a pesar de no encontrarse en su país, viajó a Roma para reunirse con monseñor Olivera, y juntos iniciar el proceso tan anhelado por los veteranos de Malvinas.



El encuentro se concretó el viernes 8 de marzo, cuando ambos bajo el manto afectivo de Nuestra Señora de Luján, conversaron sobre este gran movimiento que genera María. Entre los detalles de esta entrevista, monseñor Olivera relató que “siguen las tratativas para que la imagen de la Virgen de Luján pueda volver a la Argentina, hay mucha disponibilidad, en los próximos tiempos iremos concretando distintos detalles por cumplimentar”.

“Quiero destacar el gesto de monseñor Mason, de viajar exclusivamente a Roma para conversar conmigo, puesto que yo también le había propuesto, si él no podía llegar, viajar hasta su diócesis para avanzar en esta misión”.

Si bien todo lo que se está generando en torno al regreso de la imagen es de gran relevancia histórica, es correcto informar que todo este proceso se desarrolla en el marco de ambas diócesis Castrenses, ya que al tratarse de temas de la Iglesia, los gobiernos no intervienen.+