Los obispos llaman a los candidatos a ser “artesanos de una nueva Argentina”
Jueves 14 Mar 2019 | 11:07 am
Pilar (Buenos Aires) (AICA):
En un mensaje tras la 117º Asamblea Plenaria, la Conferencia Episcopal Argentina exhortó a los candidatos a las próximas elecciones presidenciales a escuchar los pedidos “dramáticos” de trabajo y educación, reclamó plataformas con propuestas concretas y campañas “austeras” y “transparentes”, y llamó a construir entre todos un país “más justo y solidario, sin excluidos”.
La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) exhortó a los candidatos a las próximas elecciones presidenciales a escuchar los pedidos “dramáticos” de trabajo y educación, reclamó plataformas con propuestas concretas y campañas “austeras” y “transparentes”, y llamó a construir entre todos "un país más justo y solidario, sin excluidos”.

El mensaje con el título “Con esperanza, educación y trabajo, artesanos de una nueva Argentina", fue difundido tras la 117ª Asamblea Plenaria de la CEA, que desde el lunes reunió a un centenar de obispos en la casa de ejercicios El Cenáculo La Montonera, de Pilar.

“En una realidad que nos golpea y nos duele por su pobreza creciente, no queremos perder la esperanza de salir adelante, asumiendo el desafío de pasar de la cultura de la voracidad y el descarte, a la cultura del cuidado de toda vida y de nuestra Casa común, de la fraternidad y de la hospitalidad”, subrayó el Episcopado.

“Como obispos presentes a lo largo y ancho de nuestro país, escuchamos el dramático pedido de trabajo. Junto a la educación, constituyen los ejes más importantes de la cuestión social. Estamos convencidos de que debe superarse para siempre la lógica de la dádiva, de la especulación financiera, y del enriquecimiento a costa de los otros”, agregó.

Los obispos pidieron a los candidatos que “presenten propuestas concretas a los ciudadanos en sus plataformas electorales; y a la vez, que las campañas sean austeras, con gastos transparentes”.

“En el camino cuaresmal hacia la Pascua, que Jesucristo, Señor de la historia, nos ayude a construir entre todos un país más justo y solidario, sin excluidos, donde nos descubramos verdaderamente hermanos, donde volvamos a creer que es posible una Argentina grande para todos”, concluyeron.

Texto del mensaje
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios
Mateo 5, 6.9

Queridos hermanos:

Como parte de este pueblo que quiere ser protagonista de un nuevo tiempo, los obispos argentinos compartimos con ustedes algunas reflexiones en este año electoral.

“Votar es hacer y construir nuestra propia historia argentina y provincial. Es poner el hombro para que como pueblo no se nos considere solamente en las urnas, sino el gran protagonista y actor en la reconstrucción de la Patria.” (Monseñor Enrique Angelelli, obispo mártir de La Rioja, 25 de febrero de 1973).

La nobleza de la vocación política pide a los dirigentes la responsabilidad de colaborar para que el pueblo, que es soberano, sea artesano de su historia. Necesitamos políticos que nos ayuden a mirar más allá de la coyuntura, y que nos propongan caminos auténticos de amistad social.

En una realidad que nos golpea y nos duele por su pobreza creciente, no queremos perder la esperanza de salir adelante, asumiendo el desafío de pasar de la cultura de la voracidad y el descarte, a la cultura del cuidado de toda vida y de nuestra Casa común, de la fraternidad y de la hospitalidad.

Como obispos presentes a lo largo y ancho de nuestro país, escuchamos el dramático pedido de trabajo. Junto a la educación, constituyen los ejes más importantes de la cuestión social. Estamos convencidos de que debe superarse para siempre la lógica de la dádiva, de la especulación financiera, y del enriquecimiento a costa de los otros.

Pedimos a los candidatos que presenten propuestas concretas a los ciudadanos en sus plataformas electorales; y a la vez, que las campañas sean austeras, con gastos transparentes.

En el camino cuaresmal hacia la Pascua, que Jesucristo, Señor de la historia, nos ayude a construir entre todos un país más justo y solidario, sin excluidos, donde nos descubramos verdaderamente hermanos, donde volvamos a creer que es posible una Argentina grande para todos.

Y que la Virgen de Luján, patrona de la Argentina, custodie nuestra esperanza.


Informes: www.episcopado.org y en las redes sociales Facebook, Twitter e Instagram.+