El Instituto Montoya camina hacia sus 60 años
Jueves 4 Abr 2019 | 09:39 am
Posadas (Misiones) (AICA):
El Instituto Superior Antonio Ruiz de Montoya fue fundado por monseñor Jorge Kemerer, primer obispo de Posadas, el 4 de abril de 1960, convirtiéndose en la primera institución de nivel superior en la provincia de Misiones. Su creación fue en “respuesta a la necesidad de formar docentes capaces de satisfacer las demandas culturales y educativas de la región”.
El Instituto Superior Antonio Ruiz de Montoya (Isarm) fue fundado por monseñor Jorge Kemerer, primer obispo de Posadas, el 4 de abril de 1960, convirtiéndose en la primera institución de nivel superior en la provincia de Misiones. Su creación fue en “respuesta a la necesidad de formar docentes capaces de satisfacer las demandas culturales y educativas de la región”.

En sus inicios funcionó en las instalaciones del Colegio Roque González y del Instituto Santa María con los Profesorados de Historia, Geografía, Filosofía y Pedagogía, y Castellano, Literatura y Latín.



Los objetivos en la creación del instituto fueron:
-Ofrecer a la juventud misionera las posibilidades de cursar estudios superiores en su propia provincia.
-Cubrir la necesidad de la provincia en cuanto a docencia especializada.
-Servir a la educación y a la cultura misioneras.
-Brindar una sólida formación moral y científica.

En la actualidad el Isarm ofrece 14 profesorados y 5 carreras técnicas en Posadas, y 3 profesorados en la Extensión Áulica de la ciudad Eldorado.

Además en 2019 se abrió la segunda cohorte del Profesorado de Educación Secundaria en Lengua y Literatura en la Extensión Áulica que funciona en la ciudad de Bernardo de Irigoyen.

El ciclo lectivo se inició el 1º de abril en sus distintas sedes y extensiones áulicas, luego de haber finalizado un Curso de Ingreso obligatorio con alrededor de 1.500 aspirantes a las 19 carreras de su oferta académica.

El Instituto Montoya, se destaca citando su ideario, continúa trabajando en el “profundo interés pedagógico, responsabilidad, espíritu de lealtad, sinceridad, compromiso, colaboración y seria formación científica que dan forma al estilo pedagógico explicitado en una pedagogía arraigada”.

Informes: www.isparm.edu.ar.+