Card. Poli en la Misa Crismal: “Vivan la alegría de ser sacerdotes de Jesús”
Jueves 18 Abr 2019 | 17:35 pm
Buenos Aires (AICA):
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió la Misa Crismal en la catedral metropolitana, donde invitó a los sacerdotes porteños a que, “fijando la mirada en el Crisma que todos vamos a bendecir, y haciendo memoria agradecida de la ordenación, vivan la alegría de ser sacerdotes de Jesús”.
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, animó a los sacerdotes a dejar que Jesús “renueve el oficio de amor que hemos recibido de su mano”, al presidir la Misa Crismal en la catedral metropolitana.

Este Jueves Santo, el purpurado porteño presidió la misa concelebrada por los obispos auxiliares y el clero arquidiocesano, en la que renovó a los sacerdotes las promesas que hicieron al ordenarse, consagró el Santo Crisma y bendijo los óleos que se usarán durante el año en los sacramentos.



“Nos ayuda saber que la liturgia de esta Misa despliega ante nuestros ojos el rito de la bendición de los óleos y entre ellos, el Santo Crisma. Los sacerdotes no quedamos indiferentes si pensamos que nuestras manos fueron ungidas con óleo de alegría, para consagrar, bendecir, dispensar sus misericordias y celebrar los misterios de la salvación para todos los que desean encontrarse con Dios”, expresó.



“La belleza del don sacerdotal se convierte en gozo pastoral cuando se comparte y reparte en el ministerio cotidiano. Gastarnos y desgastarnos en la caridad pastoral será siempre una oportunidad para vivir la alegría del servicio. Por el contrario, cuando al don se lo escatima y se lo esconde, acumula tristeza y desencanto; cuando esto sucede, perdemos una fuente privilegiada de nuestra espiritualidad presbiteral”, diferenció.

El arzobispo consideró que “el Sínodo, que desde sus humildes comienzos fue dando pasos para escuchar y discernir qué es lo que Dios quiere ‘hoy’ para nuestra Iglesia porteña, es un regalo del Espíritu Santo, que siempre busca renovar la unción recibida en la ordenación”.

“Así lo entendí desde el primer momento, y atendiendo al consejo del papa Francisco, escribí en la carta pastoral: ‘El camino del Sínodo prosigue escuchando a los Pastores’”, agregó.



El cardenal Poli compartió las palabras iniciales del papa Francisco en la exhortación apostólica a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios: “Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida...”
“El deseo de mis hermanos obispos y también mío, es que «hoy», fijando la mirada en el Crisma que todos vamos a bendecir, y haciendo memoria agradecida de la ordenación, vivan la alegría de ser sacerdotes de Jesús. ¡Feliz Pascua de Resurrección!”, concluyó.+

Texto completo de la homilía