Tucumán celebró la fiesta de la Divina Misericordia
Jueves 2 May 2019 | 12:17 pm
Tucumán (AICA):
Tucumán celebró en el segundo domingo de Pascua la fiesta de la Divina Misericordia, con una procesión multitudinaria por las calles de la capital. Más de 10.000 peregrinos participaron de la misa que presidió el presbítero Marcelo Barrionuevo, párroco de la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, y concelebraron varios sacerdotes, entre ellos el asesor del Centro de Formación y Difusión de la Divina Misericordia, presbítero Luis Brandán.
Más de 10.000 personas participaron el domingo pasado de la fiesta de la Divina Misericordia en la ciudad de Tucumán. El domingo 28 de abril, segundo de Pascua los tucumanos honraron a Jesús Misericordioso, peregrinando desde la Maternidad de Tucumán hasta la plaza Independencia, frente a la catedral Nuestra Señora de la Encarnación.

La gruesa columna de fieles fue precedida por una bandera roja con la leyenda "Jesús en vos confío", acompañada de un cuadro de Jesús Misericordioso, adornado con claveles rojos, la imagen de la patrona Nuestra Señora de la Merced y el Santísimo Sacramento.



Al llegar a la catedral, el párroco, presbítero Marcelo Barrionuevo, recibió a los miles de fieles y presidió la misa, acompañado por varios sacerdotes, entre ellos el asesor del Centro de Formación y Difusión de la Divina Misericordia, presbítero Luis Brandán, quien predicó la homilía.

En sus palabras, destacó: “El amor de nuestro Padre Eterno, que se manifestó en su único Hijo en la cruz, es el motivo primario para confiar. Justamente es nuestra confianza la que abre el corazón de Dios y que hagamos vida las palabras de Santa Faustina: el alma más feliz es la que confía plenamente en el Señor”.

Antes de finalizar la misa el párroco de la catedral manifestó: “La gracia de la devoción en la Divina Misericordia pone de manifiesto la fe de un pueblo que sale a la calle a manifestarla. No son tiempos de ocultar lo que creemos, sino de vigorizarlo en la vida de todos los días. La Iglesia debe estar en continua salida misionera y percibir con claridad el gesto de la misericordia. Esto es lo que necesita nuestro pueblo”.



“El camino de la Divina Misericordia es tan actual como la necesidad misma de la compasión de Dios por los hombres. La Argentina se encuentra en un panorama difícil y nosotros, los cristianos, tenemos la obligación de aportar lo mejor de nosotros para llevar la misericordia a todos los rincones del orden social”.

Luego destacó el trabajo a los más de 200 voluntarios que colaboraron en la organización de la fiesta y les agradeció su desempeño, “con esmero y alegría”. Asimismo, agregó que fue muy importante la participación de ocho sacerdotes que estuvieron confesando durante la jornada.

El equipo organizador de la fiesta, junto a su asesor el presbítero Luis Brandan, informó que los días lunes a las 17, brinda charlas de formación sobre la Divina Misericordia en la parroquia María Auxiliadora, ubicada en Chacabuco y General Paz. Asimismo, cada primer lunes de mes se celebra la misa mensual en honor a la Divina Misericordia.

Para mayor información, comunicarse con Eliana Merlo al correo electrónico eliana-cristohoy@hotmail.com, o por teléfono al +54 (381) 594 7833.+