Cruz de los Milagros: “Corrientes debe ser alimentada por el Evangelio que la inspiró”
Sabado 4 May 2019 | 09:09 am
Corrientes (AICA):
“Ante la Cruz de los Milagros, nos corresponde aprender su lección de amor sin mezquindades, comenzando por quienes sufren la escandalosa marginación causada por la extrema pobreza y el desamparo social”, expresó el arzobispo emérito de Corrientes, monseñor Domingo S. Castagna, al presidir la fiesta de la Santísima Cruz de los Milagros que llevó por lema “Bautizados y enviados”.
Miles de fieles participaron el viernes 3 de mayo en Corrientes de la fiesta de la Santísima Cruz de los Milagros que llevó por lema “Bautizados y enviados”.

La misa central fue presidida por el arzobispo emérito de Corrientes, monseñor Domingo Salvador Castagna.

El jueves 2, víspera de la fiesta, comenzaron a llegar las imágenes de las comunidades, entre ellas la de la Virgen de Itatí. Tras la misa, se realizó la celebración de las Luminarias, en la vereda frente al templo. Hasta la medianoche hubo cantos y oraciones en honor de la Cruz.

Hoy, tras la procesión con la réplica de la Cruz de los Milagros encabezada por el presbítero José Billordo, vicario general de la arquidiócesis de Corrientes, monseñor Castagna presidió la misa central.

“Estamos aún respirando el clima producido por la reciente beatificación de los mártires riojanos. Hoy celebramos en Corrientes al mártir modelo de quienes, siguiéndolo, se han dispuesto, y se disponen, a ofrecer su propia vida por amor”, destacó en la homilía.



“Estremecen las fibras más hondas de nuestro ser, el espectáculo desgarrador de Cristo expirando en la Cruz por obediencia a su Padre y por amor a todos los hombres, incluyendo a quienes lo odian hasta el incomprensible extremo de infligirle una muerte tan ignominiosa. La justicia de Dios se revela como amor, y la sanción, para quienes están arrepentidos y dispuestos a la conversión, se identifica como perdón”, agregó.

El arzobispo emérito valoró que “el pueblo de Corrientes, creyente cristiano en su mayoría, ha expresado el rico contenido de su fe, en esta Cruz fundacional de su ciudad capital”, y subrayó que la Cruz es reservorio de los valores espirituales del pueblo.



Monseñor Castagna consideró que “es preciso que Corrientes conserve y actualice sus valores culturales, cuyas raíces necesitan ser alimentadas constantemente por el Evangelio que los inspiró” e indicó que para ello se necesita que la Iglesia “intensifique su acción pastoral”.

“A través de su predicación, catequesis y celebración sacramental le urge alentar a los bautizados a un valiente compromiso por el bien común y por la fraternidad entre todos los ciudadanos”, sostuvo, y añadió: “La Cruz se mantiene como signo del amor de Dios, testimoniado por Cristo - que ofrece su vida en ella - erigiéndose como modelo del amor que nos debemos, capaz de restablecer la justicia dañada y ejecutar una distribución equitativa de los bienes espirituales, culturales y económicos destinados por el Creador a todos”.

“Hoy, ante la Cruz de los Milagros, nos corresponde aprender su lección de amor sin mezquindades, comenzando por quienes sufren la escandalosa marginación causada por la extrema pobreza y el desamparo social. ¡Te adoramos, oh Cristo y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo!”, concluyó.

Más información en http://cruzdelosmilagros.com.ar.+

» Texto completo de la homilía