El episcopado peruano pide al gobierno que continúe ayudando a los migrantes venezolanos
Jueves 13 Jun 2019 | 11:52 am
Trujillo (Perú) (AICA):
Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, arzobispo de Trujillo, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), envió una carta al presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra Cornejo, en la que invita al gobierno peruano a seguir mostrando solidaridad hacia los hermanos venezolanos ante la difícil situación que atraviesan.
Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, arzobispo de Trujillo, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), envió una carta al presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra Cornejo, en la que invita al gobierno peruano a seguir mostrando solidaridad hacia los hermanos venezolanos ante la difícil situación que atraviesan.

En la carta, el arzobispo Cabrejos escribe que espera que “la voluntad del gobierno peruano de recibir a los venezolanos que llegan al Perú, encontrando en nuestro país una tierra de paz y solidaridad, donde puedan proyectar sus sueños y reconstruir sus vidas, y la de sus familias, continúe”.

Del mismo modo, destaca cómo esta migración contribuye a un mayor intercambio cultural entre dos pueblos hermanos: “Los aproximadamente 800,000 venezolanos que han ingresado hasta ahora están contribuyendo a formar una sociedad multicultural, fraternal, tolerante y respetuosa para el intercambio de culturas”.

Monseñor Cabrejos también llama la atención sobre la necesidad de una visa humanitaria para los venezolanos que desean ingresar al Perú, que requiere la posesión de un pasaporte y un certificado de antecedentes penales, ambos difíciles de obtener en su país.

“Esta solicitud podría ser un peligro inminente y una tentación para limitar o restringir el acceso al sistema de recepción de refugiados debido al aumento en el número de solicitantes. Aunque la solicitud de asilo sigue abierta, el peligro sigue presente” se lee en la carta.

Finalmente, la nota informa que “la Iglesia siempre estará disponible para colaborar en el cumplimiento de las medidas adecuadas para garantizar que la comunidad internacional sea responsable y apoye de manera tangible los esfuerzos realizados por países como Perú, a través de “Cooperación humanitaria y económica, para evitar un impacto económico para el Estado y facilitar la inclusión social, económica y cultural de la población venezolana en nuestras tierras”.

El gobierno peruano había informado que a partir del 15 de junio los ciudadanos venezolanos que querían ingresar al Perú debían tener, además del pasaporte, una visa humanitaria. Las noticias provocaron reacciones en diversas áreas, además de la Iglesia. Uno de los representantes del gobierno dijo a la prensa que esta disposición no significa “cerrar las puertas”, sino que se alinea con los países vecinos para solicitar un permiso que la persona interesada debe solicitar en su país de origen.

El propio presidente del Perú justificó la disposición del gobierno con el hecho de que el 6 de junio, Perú había expulsado a casi 50 venezolanos con antecedentes penales y que habían ingresado al país con documentos falsos.

Según el último Informe de las Naciones Unidas sobre Venezuela, de los 29 millones de habitantes, el 94% padece hambre y pobreza extrema. Al menos 3.5 millones de venezolanos ya migraron hacia Perú, Colombia, Brasil, la Argentina, Guayana y Suriname, así como a Curazao y otras islas del Caribe. Los niños en edad escolar ya no asisten a la escuela y los enfermos no pueden ir a los hospitales porque falta de todo. El número de personas que mueren por falta de medicamentos que salvan vidas de todo tipo está creciendo cada día. +