El Papa visitó las zonas afectadas por el terremoto de 2016 en Camerino
Domingo 16 Jun 2019 | 12:25 pm
Camerino (Italia) (AICA):
El papa Francisco visitó, este domingo 16 de junio, las zonas afectadas por el terremoto en 2016 de la arquidiócesis de Camerino. El pontífice visitó las casas de varias familias que perdieron todos sus bienes materiales y que tuvieron que ser desplazados. Después de saludar a las personas reunidas afuera de las instalaciones, el Santo Padre visitó la catedral y se reunió con los alcaldes de los municipios de la arquidiócesis. Seguidamente, en la Plaza Cavour, presidió la misa y al final de la celebración recitó el Ángelus con los fieles y peregrinos congregados.
El papa Francisco visitó, este domingo 16 de junio, las zonas afectadas por el terremoto en 2016 de la arquidiócesis de Camerino.

A su llegada, en el Centro Deportivo de la Universidad de Camerino, en Calvie, el Papa fue recibido por el arzobispo de Camerino, monseñor Francesco Massara, el presidente de la región de Marche, doctor Luca Ceriscioli, el prefecto de Macerata, doctor Iolanda Rolli, el presidente de la Provincia de Macerata, doctor Antonio Pettinari, el alcalde de Camerino, doctor Sandro Sborgia, y por el Rector de la Universidad de Camerino, profesor Claudio Pettinari.

Seguidamente el pontífice visitó las casas de varias familias que perdieron todos sus bienes materiales y que tuvieron que ser desplazados.

Después de saludar a las personas reunidas afuera de las instalaciones, el Santo Padre visitó la catedral y se reunió con los alcaldes de los municipios de la arquidiócesis.

A continuación, en la Plaza Cavour, presidió la misa y al final de la celebración recitó el Ángelus con los fieles y peregrinos congregados.

Después de la misa, Francisco visitó la Iglesia de Santa María del Camino en la que realizó una breve visita en un carrito de golf. De ahí se trasladó al Centro Comunitario de San Paolo para almorzar con los sacerdotes de la arquidiócesis.

Finalmente, antes de partir en helicóptero para regresar al Vaticano, el Santo Padre saludó brevemente a los niños de la Primera Comunión de la arquidiócesis reunidos en el gimnasio del Centro Deportivo de la Universidad de Camerino.


“No fuimos olvidados por Dios”
En su homilía el Santo Padre recordó la importancia de la esperanza a las personas que han sido afectadas por el terremoto y los animó a recordar que Dios no se ha olvidado de ellos.

En este domingo, solemnidad de la Santísima Trinidad, el pontífice dijo a los fieles de Camerino: “El recuerdo es una palabra clave para la vida. Pidamos la gracia de recordar cada día que no hemos sido olvidados por Dios, que somos sus hijos amados, únicos e insustituibles: recordarlo nos da la fuerza de no rendirnos ante las contrariedades de la vida”.

En esta línea, Francisco invitó también a “recordar cuánto valemos, de frente a las tentaciones de entristecernos” y exhortó a eliminar los recuerdos negativos del pasado.

“Los recuerdos malos llegan, incluso cuando no los pensamos; pero pagan mal: dejan solo melancolía y nostalgia”, advirtió el Pontífice quien exclamó: “¡Cuánto es difícil liberarnos de los malos recuerdos!”.

Ante esto, el Papa Francisco sugirió invocar al Espíritu Santo para recibir la esperanza plena, que “no es pasajera”, que no es “tampoco optimismo”, sino que “nace más en profundidad”.

“¿De cuál esperanza se trata? No es una esperanza pasajera. Las esperanzas terrenas son fugaces, tienen siempre la fecha de vencimiento” explicó el Papa quien destacó que la esperanza del Espíritu Santo es una esperanza “que se basa en la fidelidad de Dios”.

En este sentido, el Santo Padre señaló que esta esperanza “reaviva en el fondo del corazón la certeza de ser valiosos porque somos amados e infunde la confianza de no estar solos”.

“Es una esperanza que deja en el interior paz y alegría, independientemente de lo que sucede afuera. Es una esperanza que tiene raíces fuertes, que ninguna tempestad de la vida puede erradicar. Es una esperanza, dice hoy San pablo, que ‘no defrauda’, que da la fuerza para superar toda tribulación”, explicó el Papa.

De este modo, el Santo Padre animó a pedir al Señor su cercanía y recordó que este domingo la Iglesia Universal celebra la Solemnidad de la Santísima Trinidad.

“La Trinidad nos dice que no tenemos a un Dios solitario allá en el cielo, distante e indiferente, ¡no! Es Padre que nos ha dado a su Hijo, que se hizo hombre como nosotros y, que, para ser aún más cercano, para ayudarnos a cargar los pesos de la vida, nos manda a su mismo Espíritu. Él, que es Espíritu, viene en nuestro espíritu y así nos consuela desde dentro”, afirmó.

Por ello, el papa Francisco explicó que viajó a esta zona para “estarles cercano; estoy aquí para rezar con ustedes a Dios que se recuerda de nosotros, para que ninguno se olvide de quien está en dificultad”.

“Rezo al Dios de la esperanza, para que aquello que es inestable en la tierra no haga vacilar la certeza que tenemos dentro. Rezo al Dios cercano, para que suscite gestos concretos de proximidad”, confió el Papa quien recordó que han pasado casi tres años de este desastre y el riesgo es que se olviden las promesas iniciales. “El Señor en cambio empuja a recordar, reparar, reconstruir, y a hacerlo juntos, sin olvidarse nunca de quien sufre”, concluyó. +