Ángelus: Caminar alegres y unidos en la fe, la esperanza y de la caridad
Domingo 16 Jun 2019 | 12:37 pm
Camerino (Italia) (AICA):
En el marco de su visita a la arquidiócesis de Camerino, zona afectada por el terremoto de 2016, el papa Francisco celebró la Eucaristía en la Plaza Cavour, cercana a la catedral dañada por el sisma. Antes del rezo del Ángelus de este domingo 16 de junio, solemnidad de la Santísima Trinidad, el pontífice animó a “caminar alegres y unidos en el camino de la fe, de la esperanza y de la caridad”.
En el marco de su visita a la arquidiócesis de Camerino, zona afectada por el terremoto de 2016, el papa Francisco celebró la Eucaristía en la Plaza Cavour, cercana a la catedral dañada por el sisma. Antes del rezo del Ángelus de este domingo 16 de junio, solemnidad de la Santísima Trinidad, el pontífice animó a “caminar alegres y unidos en el la fe, la esperanza y la caridad”.

“Queridos hermanos y hermanas, caminen unidos y alegres en el camino de la fe, de la esperanza y de la caridad, fieles a los numerosos testimonios de santidad de la cual su tierra es rica”, expresó el Santo Padre.

Entre los testimonios de santidad a los que se refería el pontífice se encuentran: San Venanzio, San Severino, San Ansovino, San Nicolás de Tolentino, San Pacífico y la beata Battista Varano.

“Pienso también en las numerosas figuras de ‘santos de al lado’ que no han sido beatificados ni canonizados, pero que han apoyado -y sostienen- y que transformaron a las familias y comunidades con la fuerza de su vida cristiana”, expresó el Papa.

En esta línea, Francisco animó a rezar juntos la oración mariana del Ángelus y confío a la “entera comunidad diocesana a la Virgen Santa, venerada en numerosos Santuarios y que invocan especialmente con el título de ‘Santa María del Camino’ (Santa Maria in Via)”.

“Ella que animó con su presencia materna la primera comunidad de los discípulos de Jesús, ayude también a la Iglesia de hoy a dar buen testimonio del Evangelio”, añadió.

Además, el Papa saludó con afecto a los numerosos fieles presentes y extendió su saludo cordial a “los enfermos, los ancianos, los encarcelados y a todos aquellos que, a través de la radio y la televisión, se unieron espiritualmente a la misa” recién celebrada.

Por último, el pontífice agradeció a quienes trabajaron en la organización de esta “breve, pero intensa visita” en la arquidiócesis de Camerino.

“Deseo enviar un saludo especial y un estímulo a los habitantes de San Severino Marche, que saludaré desde lo alto al sobrevolar en helicóptero su ciudad”, concluyó. +