La Compañía de Jesús abre una nueva investigación sobre abusos del padre Poblete
Miercoles 7 Ago 2019 | 12:15 pm
Santiago (Chile) (AICA):
Tras completar una primera investigación a partir de los testimonios de 22 mujeres y pedir perdón a las víctimas, la Compañía de Jesús en Chile comenzó un nuevo proceso para conocer otros posibles abusos del padre Renato Poblete, fallecido hace 9 años.
Tras completar una primera investigación a partir de los testimonios de 22 mujeres y pedir perdón a las víctimas, la Compañía de Jesús en Chile comenzó un nuevo proceso para conocer otros posibles abusos del padre Renato Poblete, fallecido hace 9 años.

Las mujeres cuyos testimonios se dan ahora a conocer no quisieron hacer declaraciones en su momento o fue imposible contactar con ellas. Sin embargo, una vez roto el silencio, han querido visibilizar los abusos que sufrieron

Esta nueva investigación recogerá las historias de otras 24 presuntas víctimas cuyos testimonios no se pudieron incluir en el informe elaborado por el abogado penalista Waldo Bown.

En una nueva conferencia de prensa el provincial de la Compañía de Jesús en Chile, padre Cristián del Campo SJ, señaló: “Las conductas de abuso de poder, de conciencia, sexual y otros delitos cometidos por Renato Poblete se sostuvieron en una suerte de doble vida, amparado en su imagen pública de persona de bien”, dijo a los medios el sacerdote y calificó el comportamiento del jesuita como “reiterado, grave y sistemático”.


La Compañía de Jesús pide perdón a las víctimas
El pasado 26 de julio, una vez concluida la primera investigación a Renato Poblete Barth por graves abusos de conciencia, sexuales y de poder, denunciados por la señora Marcela Aranda en enero de este año, la Compañía de Jesús en Chile emitió un comunicado en el que pidió perdón a las víctimas.

El comunicado explicó que “la investigación fue liderada de manera independiente por el abogado penalista de la Universidad de Chile, Sr. Waldo Bown y se entrevistaron a más de 100 personas, además de la realización de otras diligencias complementarias, tales como análisis de documentos, recepción de testimonios vía correo electrónico e inspección de lugares.

Durante el proceso, el investigador recibió el testimonio de 21 mujeres, además de Marcela Aranda, que sufrieron alguna experiencia de abuso sexual por parte del sacerdote Renato Poblete Barth, hechos ocurridos entre los años 1960 y 2008.

La investigación consideró que todos los testimonios eran pausibles y creíbles y, en algunos casos, pudo corroborar las denuncias con los testimonios de terceras personas u otro tipo de elementos externos que confirmaron los hechos.

En cuanto a las responsabilidades, tanto individuales como de la Compañía de Jesús, el abogado Waldo Bown no acreditó la existencia de encubrimiento, tal como se lo entiende comúnmente en el ordenamiento jurídico chileno.

El comunicado concluye: “Como Compañía de Jesús, no solo en este caso sino también en otros casos de abusos, fallamos en reaccionar con decisión, diligencia y eficacia ante las noticias, informaciones o señales preocupantes. Esta inacción permitió que se llevarán a cabo abusos de gravedad o no impidió que el comportamiento abusivo continuara. Pedimos perdón porque no actuamos con la prontitud y seriedad que se requería, con una mirada puesta en quienes estaban sufriendo en silencio”.

“Nos avergüenza y nos desgarra saber que hay personas a las que hemos dañado. Esto contraviene lo fundamental de nuestra razón de existir, de nuestra misión, que es justamente la transmisión de la Buena Noticia de Jesucristo, de la liberación de los oprimidos y del cuidado de los más vulnerables. Pedimos perdón por sus actos y por nuestras cegueras y negligencias”.

Por último la Compañía, en cuanto a las medidas reparatorias, ofreció apoyo económico para los tratamientos terapéuticos a las víctimas y “dentro del proceso de reparación de las víctimas, tanto de Renato Poblete Barth, de Jaime Guzmán y Leonel Ibacache y otras víctimas de jesuitas, nos comprometemos a profundizar los espacios de diálogo para ir definiendo las medidas reparatorias más adecuadas”.


El Gobierno reacciona
Según la Fiscalía de Chile, hay al menos 166 investigaciones vigentes sobre casos de abusos sexuales vinculados a la Iglesia y 221 personas investigadas, la mayoría de ellas sacerdotes.

Ante esto el presidente Sebastián Piñera promulgó el pasado 11 de julio una ley que impide que este tipo de delitos prescriban. “A partir de hoy, el paso del tiempo no será nunca más un cómplice de los abusadores de nuestros niños, ni un aliado de la impunidad”. Hasta ahora, la prescripción de estos delitos se establecía en un plazo de cinco a diez años desde que la víctima cumplía la mayoría de edad.


Retiran de parque nombre y estatua de sacerdote acusado de abusos sexuales
A raíz de las acusaciones por abuso sexual, de poder y conciencia contra el fallecido sacerdote jesuita Renato Poblete, se retiró la estatua y todo vestigio que lo relaciona con el parque que llevaba su nombre en la comuna de Quinta Normal, Santiago de Chile.

La noche del lunes 8 de abril se retiró el nombre del frontis del “Parque Fluvial Renato Poblete”, así como la estatua de bronce de 300 kilos ubicada en el acceso principal del recinto que hoy se llama “Parque de la Familia”.

El Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) comunicó la decisión a la Compañía de Jesús. En un comunicado los jesuitas respaldaron la acción “ya que consideramos que mantener su nombre sólo genera división”.

El Padre Renato Poblete nació el 5 de abril de 1924 en Antofagasta (norte de Chile). Vivió en Bolivia hasta los 16 años y volvió a Santiago tras la muerte de su padre en 1940. Estudió Teología y Sociología Aplicada a la Religión en los Estados Unidos. El último año de estudio conoció a San Alberto Hurtado, quien fue determinante en su ingreso a la Compañía de Jesús.

Fue miembro del Consejo Nacional de Acción Católica, consejero del Centro Latinoamericano de Población (Celap), director del Instituto Latinoamericano de Doctrina Social (Ilades) y secretario ejecutivo del Departamento de Acción Social del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), entre otros cargos. Su última labor fue como capellán general del Hogar de Cristo entre 1981 y 2000. Falleció en febrero de 2010 a los 85 años de un ataque cardíaco. +