Colecta para el sostenimiento económico de la tarea evangelizadora en Resistencia
Jueves 15 Ago 2019 | 08:38 am
Resistencia (Chaco) (AICA):
El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Dus, expresó su confianza en que la colecta para el sostenimiento económico de la Iglesia, que se hará los días 16 y 17 de agosto, “testimonie el compromiso concreto por una cultura del cuidado de la vida y de la dignidad de todos”. Se prolongará hasta fin de mes en los lugares más alejados de esta jurisdicción eclesiástica.
El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Dus, expresó su confianza en que la colecta para el sostenimiento económico de la Iglesia, que se hará los días 16 y 17 de agosto, “testimonie el compromiso concreto por una cultura del cuidado de la vida y de la dignidad de todos”.

En tanto, el Equipo Compartir arquidiocesano invita a colaborar con esta campaña, que se prolongará hasta fin de mes en los lugares más alejados de la diócesis, con una frase del papa Francisco: “La Iglesia necesita seguir avanzando en este camino de sostenerse por sus propios fieles”.

En la carta pastoral “Nos necesitamos unos a otros”, monseñor Dus recuerda que “compartiendo tiempo, talentos y dinero, según nuestras posibilidades, irradiamos un testimonio que puede iluminar más allá de nuestro ámbito cercano, y puede desafiar el estilo de vida ciudadana corriente e inspirar un compromiso social a favor del prójimo”.

“Estamos llamados a trabajar de manera directa en el seno de la sociedad con muchas otras asociaciones que intervienen en favor del bien común de los vecinos de nuestros barrios y de nuestras ciudades. Testimoniando nuestra identidad y acción cristiana podemos siempre ayudar a unir y recuperar vínculos en el tejido social roto por desencuentros, por necesidades materiales y por la soledad”, sostuvo.



Ante esta realidad, el prelado chaqueño consideró que este compartir solidario en la Iglesia, en talentos, tiempo y dinero, es “un llamado de Dios para intervenir juntos en cambios que dependen de cada uno, pero que suscita también la generosidad de otros. Nuestra solidaridad nos ayuda a hacernos cargo de la calidad de vida de los más pobres”.

“Esta conducta forma parte de nuestra espiritualidad, y es un ejercicio concreto de la caridad que nos madura como persona y nos libera de la indiferencia. Que la campaña de sostenimiento a la vida y evangelización de nuestra comunidad católica en este 2019 testimonie el compromiso concreto por una cultura del cuidado de la vida y de la dignidad de todos”, concluye.+