La Santa Sede pidió diálogo y elecciones en Nicaragua
Miercoles 11 Sep 2019 | 11:55 am
Ginebra (Naciones Unidas) (AICA):
El observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, monseñor Ivan Jurkovic, participó en Ginebra de la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación en Nicaragua, en la que pidió diálogo y elecciones en el país latinoamericano inmerso en una profunda crisis política y social.
El observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, monseñor Ivan Jurkovic, participó en Ginebra de la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación en Nicaragua, en la que pidió diálogo y elecciones en el país latinoamericano inmerso en una profunda crisis política y social.

"La Santa Sede ha seguido con gran atención la situación sociopolítica en Nicaragua y cree que las disputas no resueltas deben resolverse lo antes posible, siempre respetando los derechos humanos fundamentales y los principios consagrados en la constitución del país", manifestó en su discurso

Monseñor Jurkovic dijo que "para facilitar la armonía social en el país y construir una base para un futuro estable de paz y prosperidad, la Santa Sede recomienda que los diversos actores políticos y sociales, con un renovado espíritu de responsabilidad y reconciliación, encuentren juntos una solución que respete la verdad, restaure la justicia y promueva el bien común".

"La Santa Sede cree firmemente que es esencial poner en práctica los acuerdos alcanzados en marzo pasado, volver de inmediato a negociaciones abiertas y mutuamente respetuosas y llevar a cabo, lo antes posible, las reformas electorales para la celebración de elecciones libres y transparentes con la presencia de observadores”, sostuvo.



En ese marco, también se presentó el informe de Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que resumió lo que está sucediendo en Nicaragua: una violación continua de los derechos humanos por parte de las fuerzas gubernamentales y la falta de garantías de las principales libertades de un pueblo demócrata.

"No es posible arrestar a una persona por cantar el himno nacional o hacer ondear la bandera nicaragüense en una plaza o calle pública", dijo Bachelet, y agregó: "La libertad de expresión está restringida a través de acciones que van desde el cierre de medios independientes y la confiscación de equipos hasta la detención de periodistas nacionales durante meses".

Al concluir su informe, Bachelet anunció que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos continuará observando la situación del país y buscará espacios de diálogo con la dictadura nicaragüense para encontrar lo antes posible una solución a la crisis desatada desde abril de 2018.+