Repudio a un “acto profano” en el altar de una catedral colombiana
Viernes 8 Nov 2019 | 12:49 pm
Manizales (Colombia) (AICA):
El arzobispo de Manizales, monseñor Gonzalo Restrepo, expresó su repudio por el “acto” profano que significó que un hombre con tacos y el rostro cubierto haya llegado hasta el altar de la catedral de esta jurisdicción eclesiástica colombiana, se sacara el sobretodo y se exhibiera desnudo ante niños y otras personas que rezaban en el templo.
El arzobispo de Manizales, monseñor Gonzalo Restrepo, expresó su repudio por el “acto” profano que significó que un hombre con tacos y el rostro cubierto haya llegado hasta el altar de la catedral de esta jurisdicción eclesiástica colombiana, se sacara el sobretodo y se exhibiera desnudo ante niños y otras personas que rezaban en el templo.

“En nombre de los sacerdotes de la arquidiócesis, religiosas, religiosos, movimientos apostólicos, laicos y fieles católicos de nuestra amada Iglesia, condenamos y rechazamos todo acto profano y de irrespeto máximo a nuestros templos y lugares sagrados”, subrayó en un comunicado.

El prelado señaló que el suceso se dio en el marco del 4º Festival Internacional de Performance Manizales, en un acto dentro de la programación publicada por el colectivo Tejiendo Tactos, titulado “Experiencia de un cuerpo profano” de Mateo Hoyos.



El hecho, indicó, habría tenido una “supuesta autorización para ingresar a la catedral dada por la Secretaría de Gobierno del Municipio de Manizales, en acto premeditado y planeado”.

“Este hecho es ofensivo y se constituye en un atentado contra la fe de los fieles de la arquidiócesis y de todos los católicos”, sostuvo.

“La ciudad no se promueve culturalmente con actos irrespetuosos, más aún, cuando se trata no solo de un templo sagrado, sino de un monumento nacional y bien de interés cultural”, agrega.

En el comunicado, el arzobispo precisó que el hecho fue perpetrado el sábado 2 a la 13.15, cuando un joven con tacos, vestido solo con un sobretodo y con el rostro completamente cubierto, ingresó a la catedral y se desnudó en el presbiterio junto al altar.

El joven, señaló, “se desnudó en presencia de familias, niños y personas adultas que estaban orando en ese momento, seguido por un grupo de personas con cámaras que registraban lo que pasaba”.+