La Virgen de Luján acompaña la Campaña Antártica del rompehielos Almirante Irízar
Lunes 13 Ene 2020 | 10:51 am
Ushuaia (Tierra del Fuego) (AICA):
Con una invocación religiosa encabezada por el presbítero Luis Scrinzi, capellán castrense, la imagen de Nuestra Señora de Luján que acompañó a los soldados en la guerra de Malvinas, partió desde el puerto de Ushuaia hacia el continente antártico a bordo del rompehielos ARA Almirante Irízar.
“Madre, te pedimos que colmes de fortaleza, alegría y paz a todos y a cada uno de los que participamos en la Campaña Antártica 2019-2020”, expresó el presbítero Luis Scrinzi, capellán castrense, al presidir la ceremonia en la que la imagen de Nuestra Señora de Luján que estuvo presente en la guerra de Malvinas, se embarcó en el rompehielos ARA Almirante Irízar para acompañar a la dotación que se dirige a la Antártida.

Luego de su recorrido por la Patagonia, la imagen de la Virgen aguardó en el puerto más austral del mundo acompañada por el capellán del Área Naval Austral, presbítero Pablo Caballero Karanik, efectivos de las Fuerzas Armadas, Fuerzas Federales de Seguridad y Veteranos de Guerra.

Desde allí, en la mañana del 10 de enero fue escoltada hasta el Puente de Observación de la nave, del Puente de Comando, donde el Padre Luis Scrinzi efectuó una invocación religiosa y rezó junto con los presentes.

Tras leer el Evangelio, el presbítero Scrinzi rezó: “Señor, te damos gracias por la visita de tu Madre y nuestra Madre al rompehielos ARA Almirante Irízar, en esta imagen de Nuestra Señora de Luján peregrina, que estuvo junto a nuestros héroes en la gesta de nuestras islas Malvinas”.



Asimismo, pidió a Dios que “colme de fortaleza, alegría y paz a todos y a cada uno de los que participamos en la Campaña Antártica 2019/2020, como así también al personal científico que navega a bordo y las dotaciones de las diferentes bases antárticas y a sus familias”.

Después de la ceremonia, la imagen de Nuestra Señora de Luján fue trasladada a la capilla especialmente acondicionada, para partir desde allí al continente antártico donde tiene como misión desembarcar en cada base argentina, y visitar a los efectivos de las Fuerzas Armadas y sus familias.

La tripulación del rompehielos está compuesta por 268 personas, entre la dotación estable y el Grupo Aeronaval Embarcado, más el personal militar de las tres fuerzas: Ejército Argentino, Armada Argentina y Fuerza Aérea Argentina; integrantes de la Dirección Nacional del Antártico e invitados de instituciones científicas afines.+