Primera jornada mariana en el 30º aniversario de los acontecimientos de San Nicolás
Lunes 28 Ene 2013 | 11:30 am
San Nicolás (Buenos Aires) (AICA):
Cientos de fieles de San Nicolás y alrededores participaron el viernes 25 de la primera jornada mariana del año 2013, en el que se conmemorará el trigésimo aniversario de los acontecimientos marianos ocurridos en esta ciudad del norte bonaerense. El obispo emérito de Comodoro Rivadavia, monseñor Pedro Ronchino SDB, pidió en su homilía que, durante el Año de la Fe, la Virgen sea la “llave” que permita entrar a Jesús, “que es puerta en su Palabra”. El rector del santuario, presbítero Carlos Pérez, informó que se trabaja con intensidad para culminar las obras del templo a mediados de septiembre.
Cientos de fieles de San Nicolás y alrededores participaron el viernes 25 de la primera jornada mariana del año 2013, en el que se conmemorará el trigésimo aniversario de los acontecimientos marianos ocurridos en esta ciudad del norte bonaerense.

En el comienzo del año jubilar, se realizó una procesión con una imagen réplica de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás y se celebró una misa presidida por monseñor Pedro Ronchino SDB, obispo emérito de Comodoro Rivadavia. Junto al prelado, concelebraron los presbíteros Carlos Pérez, rector del santuario, Luis Prieto, Nelson Calderón y Marcos Luján.

Monseñor Ronchino dedicó su homilía a la memoria litúrgica del pasado viernes, en el que la Iglesia recordó la conversión del apóstol san Pablo . Recordó que, a pesar de la furia que poseía a Saulo en su afán de perseguir cristianos, Dios lo derribó “con una profundidad de amor”.

“El Señor nos pone frente a dos aspectos muy complementarios, instantes de la historia unidos en la profundidad de sus designios –dijo el obispo-. De un perseguidor, Dios hace un propagador, y nos envía a la Madre de su Hijo para que nos manifieste su ternura, que no es otra cosa que la expresión de la ternura del amor de Dios”.

Luego, citando la carta apostólica Porta Fidei del papa Benedicto XVI, monseñor Ronchino indicó que si la puerta de la fe “introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia”, Jesús es esa puerta en su Palabra, mientras que María “es la llave que se necesita para que la puerta pueda ser abierta”.

“Por lo tanto, en este año de la fe pidámosle a María que verdaderamente nos abra la puerta que es Jesús, que nos lo entregue totalmente, que nos diga como dijo en Canaán “hagan todo lo que El les diga”, exhortó monseñor Ronchino.

El prelado subrayó que la unión de María con Jesús en el Año de la Fe “puede cambiar todo”, e invitó a los presentes a pedir a la Virgen “que esa llave funcione siempre” para permanecer junto a Jesús.

Antes de la celebración, el rector del santuario, presbítero Carlos Pérez, agradeció la presencia de monseñor Ronchino, que el miércoles 23 había bendecido las coronas réplicas de la imagen de María.

Además, comentó los avances de los trabajos que se realizan en el templo: “Se está trabajando con intensidad en la construcción de la parte anterior del templo, con vistas a que cerca de septiembre podamos tener todo el templo terminado, un motivo importante para que le pidamos al Señor que podamos cumplir este objetivo y lo podamos apoyar con la oración y de todas las formas que estén a nuestro alcance”.+

Texto completo de la homilía