Para el obispo de Iguazú, el Año de la Fe llama a profundizar la relación con Jesucristo
Martes 29 Ene 2013 | 10:49 am
Puerto Iguazú (Misiones) (AICA):
Monseñor Raúl Martorell, obispo de Puerto Iguazú, al norte de la provincia de Misiones, compartió la homilía que predicó el pasado domingo para los fieles de la iglesia diocesana que conduce pastoralmente. Durante su mensaje, indicó la importancia de recurrir a la Palabra de Dios y sostuvo que el Año de la Fe convocado por el Papa debe ayudar a los fieles ¨a profundizar la relación con Jesucristo, la Palabra de Dios en una experiencia personal que lleve a vivir como Jesús”.
Monseñor Raúl Martorell, obispo de Puerto Iguazú, al norte de la provincia de Misiones, compartió la homilía que predicó el pasado domingo para los fieles de la iglesia diocesana que conduce pastoralmente.

Al momento de la Liturgia de la Palabra, el obispo recapituló las lecturas propuestas en ocasión del tercer domingo del tiempo ordinario y manifestó que “el Señor invita a contemplar múltiples aspectos de la fe”.
“Todo el contenido de las lecturas bíblicas de la liturgia de este domingo se podría encerrar en las palabras ‘cuerpo’ y ‘Palabra’”, sostuvo monseñor Martorell.

El prelado mostró cómo la Palabra de Dios tenía gran importancia para Israel, lo cual fundamentó en la lectura del profeta Nehemías. Además, señaló que el salmo 18 “recuerda que la Palabra del Señor es espíritu y vida, mandato firme, bálsamo para el alma y fuente de sabiduría, verdad y luz para la vida, capaz de iluminar las distintas vicisitudes de la vida humana en lo personal y lo social”.

También recordó las palabras de San Pablo en la Carta a los Corintios, en la que presenta el tema del cuerpo humano: “Así como muchos miembros se unen entre sí en la unidad del cuerpo humano, de la misma manera todos nosotros nos unimos en Cristo mismo porque hemos sido bautizados en un solo Espíritu y hemos bebido del mismo Espíritu”.

Sobre el evangelio, monseñor Martorell destacó que Jesús comenzó en Nazaret su enseñanza pública, es decir el anuncio de la Palabra, “afirmando que era el Mesías anunciado en el libro profético”.

“El Cuerpo de Cristo, es decir la Iglesia, se construye desde el comienzo, a partir de la Palabra de Dios donde Él expresa su plan salvífico. Es la Palabra el nexo y la unión de la comunión espiritual con la que se edifica la Iglesia. Es la Palabra la que va dando unidad al Cuerpo, la palabra predicada por Cristo y luego la palabra de la predicación de los Apóstoles y de la Iglesia en el Magisterio y la Tradición”, rescató el obispo.

“En la Palabra de Dios el Espíritu Santo habla al corazón del ser humano, para unirse con los hombres y para que los hombres se unan a Cristo. El Espíritu de Cristo une a los miembros, a los órganos, a las células, y construye así la unidad del cuerpo fundándose en la palabra de Cristo mismo, anunciada en la Iglesia y por la Iglesia”, añadió.

Finalmente, monseñor Martorell indicó que el Año de la Fe llama a "profundizar la relación con Jesucristo, la Palabra de Dios en una experiencia personal que nos lleve a vivir como Jesús".

“Frecuentando la Palabra y los sacramentos, especialmente la Eucaristía, abramos el corazón a Dios para que con la fuerza del Espíritu Santo podamos ser testigos del amor, la misericordia y la cercanía de Dios para quienes nos rodean”, deseó para los presentes.+

Texto completo de la homilía