Scioli le envió una carta a Benedicto XVI
Jueves 21 Feb 2013 | 17:10 pm
La Plata (Buenos Aires) (AICA):
El gobernador de la provincia de Buenos Aires envió una carta al Santo Padre Benedicto XVI para expresarle su “sentimiento de admiración” y manifestarle estar “profundamente conmovido” por la decisión de renunciar al pontificado, que se hará efectiva el próximo jueves 28 de febrero, y que calificó como un gesto “histórico” y de una humildad verdadera. Aprovechó para manifestarle “el compromiso de ser útiles a nuestros hermanos” y, aprendiendo del ejemplo del pontífice, “que el hombre es solo un medio, que cuando se encuentra agotado puede dar un paso al costado para que nuevas generaciones, con más fuerza y tambiéncon sabiduría, lleven el barco a buen puerto”.
Daniel Scioli envió una carta al Santo Padre Benedicto XVI para expresarle su “sentimiento de admiración” y manifestarle estar “profundamente conmovido” por la decisión de renunciar al pontificado, que se hará efectiva el próximo jueves 28 de febrero, y que calificó como un gesto “histórico” y de una humildad verdadera.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires aprovechó la oportunidad para expresarle que, “desde el lugar que toque”, los líderes deben trabajar “por la paz, la justicia y el fortalecimiento de los más puros valores morales, espirituales y éticos que la Humanidad necesita restablecer imperiosamente”.

El mandatario provincial también aprovechó para manifestarle “el compromiso de ser útiles a nuestros hermanos” y, aprendiendo del ejemplo del pontífice, “que el hombre es solo un medio, que cuando se encuentra agotado puede dar un paso al costado para que nuevas generaciones, con más fuerza y también con sabiduría, lleven el barco a buen puerto”.

“Debemos ser Uno en el cáliz de esta existencia, sabiendo que el abandono, la incomprensión, la injusticia y la intolerancia no son compatibles con el Amor que Jesús nos demostrara”, expresó.

Texto completo de la carta
“Santo Padre: Profundamente conmovido por su decisión de renunciar a la Cátedra de San Pedro, hecho este histórico y verdaderamente de una humildad del ser humano que ha lorado llevar adelante nuestra Iglesia, durante estos años, deseo expresarle de todo corazón y sentimiento mi admiración por su sabiduría y generosidad.

Cada uno de nosotros debemos trabajar, desde el lugar que nos toque, por la Paz, Justicia y Fortalecimiento de los más puros valores morales, espirituales y éticos que la Humanidad necesita restablecer imperiosamente.

Llevando con nosotros la Palabra y Ofrenda de su propia vida, la que Nuestro Señor Jesucristo nos legara en Pascua de Resurrección, después de atravesar el dolor inconmensurable del Calvario y la Agonía de la Cruz, nos reunimos en su Santo Nombre para asumir ante todo y ante todos, el compromiso de ser útiles a nuestros hermanos, aprendiendo en este caso de Su Santidad, que el hombre es solo un medio, que cuando se encuentra agotado puede dar un paso al costado para que nuevas generaciones, con más fuerza y también con sabiduría, lleven el barco a buen puerto.

Debemos ser Uno en el cáliz de esta existencia, sabiendo que el abandono, la incomprensión, la injusticia y la intolerancia no son compatibles con el Amor que Jesús nos demostrara.

Reciba Su Santidad junto a mi más hondo respeto y expresiones de mi más elevada distinción, el agradecimiento por hacernos partícipes de tan Histórico Evento que ilumina al mundo católico pero con el anhelo de llegar hacia todos los continentes y credos. Que la Santa Eucaristía nos permita, como Pueblo de Dios, hacernos parte de su infinito Amor, Comprensión y Misericordia”.
+