Jueves 2 de julio de 2020

"Que cada día podamos unir más celebración y vida", pidió el arzobispo de Rosario

  • 30 de mayo, 2016
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, presidió la misa del Corpus Christi en la explanada del Hospital Centenario de Rosario, donde pidió que "cada día podamos unir más celebración y vida, que cada día podamos con la gracia del Señor, unificar nuestra vida, para que los gestos externos correspondan a la vivencia de corazón, para que los gestos de misericordia correspondan interiormente a esa ofrenda de nuestra vida al Señor y de ese modo testificar de amor de Dios y cumplir con la misión que el Señor nos encomienda. Que cada día nos haga hombres y mujeres más eucarísticos".
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, presidió la misa del Corpus Christi en la explanada del Hospital Centenario de Rosario, hasta donde llegaron peregrinos desde distintos lugares de la arquidiócesis para participar de la eucaristía en el marco del Año de la Misericordia y el Bicentenario de la Independencia Nacional.

La solemnidad de Corpus Christi finalizó con una procesión con el Santísimo por el interior del Hospital Centenario y luego por la calles de la ciudad hasta la parroquia Inmaculada Concepción, distante a cuatro cuadras del centro asistencial.

El prelado destacó que la Eucaristía es "el sol que ilumina nuestras almas, a Jesucristo en su cuerpo y en su sangre, en su alma y divinidad y lo hacemos en este año de la misericordia, el Papa nos ha invitado a contemplar la infinita misericordia de Dios y podamos conocer más ese amor misericordioso, sobre todo los hombres y la humanidad".

"Qué grande e infinita es la misericordia que nunca llegaremos a tocar hasta el fondo, siempre nos llenará de asombro, siempre podemos ir descubriendo cuánto amor, cuánta compasión Dios tiene con nosotros los hombres", aseguró, y agregó: "Ciertamente que esta gran compasión y misericordia nos la ha manifestado al enviarnos a su hijo Jesucristo que entregó su cuerpo y derramó su sangre para el perdón de nuestros pecados y resucitó glorioso al tercer día para darnos la vida nueva".

El arzobispo afirmó que "contemplar a Cristo en la Eucaristía es ensimismarnos con esa infinita misericordia de Dios para todos y cada uno de nosotros" y señaló que Jesús invita "a ser instrumentos de Cristo para que así como lo reconocemos presente en el sacramento eucarístico, lo reconozcamos presente en nuestros hermanos enfermos".

"Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos conmigo lo hicieron, cada vez que fueron a visitar a un enfermo me visitaron a mí, este es el gran misterio, Jesús se identifica con los que sufren , en este caso , hoy en el hospital", recordó.

"En esta misa pedimos por los enfermos pero también les agradecemos , pedir que el Señor nos haga cada vez más eucarísticos, más comprometidos con nuestros hermanos que sufren y rogar también por aquellos que los atienden de forma permanente, los médicos, los agentes de salud, para que sean realmente instrumentos de esa misericordia del Padre, procurando la salud de los enfermos , utilizando su ciencia para que nuestros enfermos sean aliviados o curados y rogar al Señor que siempre estos lugares sean lugares de vida, donde se ame , se respete y se cuide la vida de nuestros hermanos", subrayó.

Por último, monseñor Martín pidió que el gesto de manifestar públicamente la fe en la celebración del Corpus "sea expresión de nuestro corazón, que cada día podamos unir más celebración y vida, que cada día podamos con la gracia del Señor, unificar nuestra vida, para que los gestos externos correspondan a la vivencia del corazón, para que los gestos de misericordia correspondan interiormente a esa ofrenda de nuestra vida al Señor y de ese modo testificar de amor de Dios y cumplir con la misión que el Señor nos encomienda. Que cada día nos haga hombres y mujeres más eucarísticos".+

Texto completo de la homilía