Viernes 30 de octubre de 2020

Emitieron sus votos 16 Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará

  • 16 de agosto, 2016
  • San Rafael (Mendoza) (AICA)
La parroquia Nuestra Señora de los Dolores, de San Rafael (Mendoza), fue el escenario de un acontecimiento que se repite todos los años en la fiesta de Santa Catalina de Siena: la profesión religiosa de las hermanas del Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará. Este año hicieron sus primeros votos 16 nuevas religiosas y renovaron sus votos otras 24 religiosas.
"Cada año damos gracias a Dios al ver que sigue siendo actual la llamada a la vida consagrada y que nuestra pequeña familia religiosa puede ser testigo de esta gracia en cada profesión de votos", expresó la hermana María Anunciación, superiora del Estudiantado Santa Catalina de Siena, una de las casas de formación de las misioneras del Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, que forma parte de la familia del Verbo Encarnado.

La parroquia Nuestra Señora de los Dolores, de San Rafael (Mendoza), atendida por los sacerdotes del Instituto del Verbo Encarnado, fue el escenario de un llamativo acontecimiento que se repite todos los años en la misma fecha: la profesión religiosa de las hermanas del Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará.

Fue el pasado 29 de abril, día de Santa Catalina de Siena, patrona del convento donde se forman las hermanas de dicho Instituto, en el amplio templo totalmente colmado por feligreses y parientes de las jóvenes protagonistas del acontecimiento, 16 religiosas dejaron su condición de novicias y emitieron sus primeros votos, y otras 24 efectuaron la renovación de su profesión religiosa.

La emisión de los votos se hace durante la santa misa -explicó la hermana Anunciación- no solo por el hecho de que son públicos sino también porque es en ella en donde la religiosa pide la gracia y saca las fuerzas para ser fiel a los cuatro votos que profesa: pobreza, castidad, obediencia y consagración a la Virgen Maria, por los cuales se comprometen a vivir castas por el Reino de los Cielos, pobres porque solo tienen a Cristo como una riqueza y obedientes hasta la muerte de cruz, y por último de Consagración a María, que lo hacen bajo voto de manera que marianizan toda su vida haciendo todo con María, para María, en María y por María, según la espiritualidad de San Luis María Grignón de Montfort.

La misa fue celebrada por el padre Pablo Rossi IVE, vicario provincial del Instituto del Verbo Encarnado, quien en su homilía habló sobre la vida de santa Catalina de Siena e invitó a las religiosas a ser como ella.

La ceremonia tuvo su parte emotiva, fue cuando tras ser llamadas las candidatas por su nombre, cada una expresaba el deseo de formar parte del Instituto. Luego se leía la fórmula de profesión de votos, escrita de puño y letra por cada una, por la cual la religiosa expresa el libre deseo de vivir según los consejos evangélicos durante un año.

Estos votos se renuevan cada año durante 3 años. Al tercer año se renueva por tres años hasta hacer la profesión perpetua. Por eso que otras 24 hermanas también renovaron sus votos por un año más o por tres años.

Otro momento emotivo fue cuando se realizó el cambio del velo, que antes era blanco (porque todavía eran novicias, sin votos) y ahora se cambió al color azul. A ello se agregó una corona de flores blancas simbolizando el desposorio espiritual con Jesucristo.

Finalizada la celebración hubo un festejo al que asistieron casi un millar de personas, consistente en una cena seguida de un fogón, con muchos números artísticos presentados por familiares de las nuevas profesas y por algunas religiosas.

El Estudiantado
El Estudiantado Santa Catalina de Siena es una de las casas de formación de las misioneras del Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará.

Según explicó a AICA la hermana María Anunciación, aquí se realiza, durante dos años, una de las primeras etapas de la formación básica de las nuevas vocaciones, que consiste en estudios filosóficos y teológicos, unidos a las primeras experiencias de labores pastorales. Se busca lograr en las religiosas una auténtica formación integral: humana, espiritual, intelectual y pastoral.

"Actualmente viven en el Estudiantado 41 religiosas que se preparan para futuras misiones en distintos lugares de nuestro país y del mundo". Las 16 que hicieron los votos por primera vez son las siguientes:

María Madre de la Alegría Bär, María Madre de Mártires Berarducci Woites, María de la Cruz Berretta, María Madre del Cristo del Milagro Dávalos Cornejo, María del Alma Santa Frana Bisang, María Gloria de Dios Juárez, María Lirio de San José Lescano Viveros, María Dulce Madre de los Pecadores Martínez, María Madre del Dolor Sereno Morales, María Madre de la Confianza Navarro Páez Contrera, María Mater Pacis Páez, María Paraíso de Jesús Piastrelini, María de la Soledad Paz Santoro Gallardo, María Bienaventurada Virgen de la Paz Soerensen López, María Virgen Magnánima Terraquol y María Virgen Piadosa Tillería.+