Viernes 7 de agosto de 2020

Mons. Ñáñez: Cuaresma, tiempo de ejercicios espirituales de toda la Iglesia

  • 28 de febrero, 2017
  • Córdoba
El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, consideró a la Cuaresma como "los ejercicios espirituales de toda la Iglesia", e invitó a vivir este tiempo litúrgico, y de preparación para el Sínodo diocesano, en la convicción de que es "una ocasión privilegiada para vivir el encuentro con Jesús, con su amor misericordioso y salvador y para decidirse a corresponderlo de manera confiada, agradecida y fiel"".
El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, destacó que la Cuaresma es un tiempo de gracia, un tiempo "fuerte" del año litúrgico que invita a redescubrir el amor de Jesús, y a "animarnos a vivir una primera experiencia de amor de Jesús si aún no la tuvimos".

El prelado escribió una carta a las comunidades arquidiocesanas con ocasión de la Cuaresma y en el marco de la realización del próximo Sínodo en Córdoba.

Tras señalar que "una de las propuestas para la Cuaresma es la de leer con especial atención, con frecuencia y en clave de oración la Palabra de Dios, especialmente el santo Evangelio", recordó que el papa Francisco alienta en este período a meditar la parábola del rico que banqueteaba y del pobre Lázaro.

"Como Iglesia que está en Córdoba y que se encamina a la realización de un nuevo Sínodo, estamos invitados a redescubrir el amor del principio que tal vez se ha entibiado en nosotros o incluso estamos invitados a hacer una primera experiencia del amor de Jesús, a dejarnos fascinar por Él, para sentirnos motivados a responderle a nuestra vez, a vivir de ese amor ?que hace nueva todas las cosas?, que siempre nos sorprende y que debe ser el eje y el motor de toda nuestra vida de discípulos misioneros de Jesús", sostuvo.

El arzobispo cordobés destacó que "la recompensa de ser fieles a este empeño es la de recibir como don precioso la vida verdadera, ya desde aquí, y luego, esa misma vida en plenitud, más allá de nuestra peregrinación terrena: ?al vencedor, le daré de comer del árbol de la vida, que se encuentra en el Paraíso de Dios?".

"El Santo Cura Brochero invitaba a sus feligreses a los ejercicios espirituales en la convicción de que eran una ocasión privilegiada para vivir el encuentro con Jesús, con su amor misericordioso y salvador y para decidirse a corresponderlo de manera confiada, agradecida y fiel", subrayó.

Monseñor Ñáñez consideró que "la Cuaresma son los ejercicios espirituales de toda la Iglesia", por lo que invitó a pedir la intercesión de San José Gabriel del Rosario Brochero, y de "su" Purísima, "la gracia de vivir con intensidad y compromiso esta Cuaresma, de descubrir o redescubrir el amor salvador de Jesús y vivir el amor ?del principio? o volver a ese amor primero".

"Augurándoles un tiempo de mucha gracia, me es grato saludarlos con cariño y asegurarles mi recuerdo en la oración, encomendándome a la de todos ustedes", concluyó.+

» Texto completo de la homilía