Lunes 18 de enero de 2021

Miles de personas en la Fiesta Chica del Señor de los Milagros de Mailín

  • 17 de septiembre, 2012
  • Santiago del Estero (AICA)
El obispo de Santiago del Estero, monseñor Francisco Polti, presidió la Fiesta Chica del Señor de los Milagros de Mailín, a la que asistieron más de 30.000 devotos santiagueños y de distintos lugares del país. En la homilía, el prelado manifestó: "La Cruz de Cristo nos insta a vivir de un modo nuevo, según el estilo de vida de Jesús. Renovemos hoy nuestra fe en el Señor, que murió por nuestros pecados. Afirmemos nuestra esperanza, porque la cruz es el pórtico de la Resurrección. Comprometámonos y aumentemos nuestro amor, porque en la cruz se mostró el amor que Dios nos tiene y en la cruz mostramos el amor que Dios nos da".
El obispo de Santiago del Estero, monseñor Francisco Polti, presidió la Fiesta Chica del Señor de los Milagros de Mailín, a la que asistieron más de 30.000 devotos santiagueños y de distintos lugares del país.

En la homilía, el prelado manifestó: "Cuando nos acercamos a la imagen de Nuestro Cristo Crucificado y la besamos con piedad, experimentamos en nuestra vida el amor de Dios que se derrama a través de esa bellísima imagen. Y es que en Cristo crucificado todos nosotros podemos poner nuestras tristezas y nuestras angustias. En Él ponemos nuestra fe y nuestra esperanza. También acudimos a Él con alegría a darle gracias y a alabarlo por los favores recibidos, porque en Él también tenemos puesto nuestro gozo".

"En Cristo Crucificado es donde se resume maravillosamente quien es Dios. Es en la Cruz de Cristo donde nosotros, abatidos, recibimos una palabra de aliento" dijo y agregó que "el que cree en Jesús debe cargar con la cruz de cada día".

Monseñor Polti recordó que esta fiesta "constituye una llamada para abrazar con amor las pequeñas o grandes cruces que se presenten en nuestras vidas. La muerte, la enfermedad, las numerosas heridas que el hombre recibe en la carne y en el corazón, son cruces que se convierten para nosotros en una ocasión para dejarnos invadir más intensamente por la vida misma de Dios".

El pastor santiagueño aseguró que Jesús nos enseña con su vida la respuesta ante la cruz y añadió que "Por ello, la vida y la muerte de Cristo son una invitación para nosotros a tener los sentimientos propios de Jesús. Su humildad y su sencillez debe ser nuestro estilo de vida; su transparencia, nuestra verdad; su serenidad, nuestra paz; su amor, nuestra entrega por los demás; su cruz, nuestro consuelo y nuestra esperanza".

"La Cruz de Cristo nos insta a vivir de un modo nuevo, según el estilo de vida de Jesús. Renovemos hoy nuestra fe en el Señor, que murió por nuestros pecados. Afirmemos nuestra esperanza, porque la cruz es el pórtico de la Resurrección. Comprometámonos y aumentemos nuestro amor, porque en la cruz se mostró el amor que Dios nos tiene y en la cruz mostramos el amor que Dios nos da. Y que esta fiesta suponga para nosotros avanzar por el camino de la vida nueva", resaltó el obispo.

Como conclusión recordó que "el 15 de septiembre conmemoramos la presencia de la Virgen al pie de la Cruz. A Ella le pedimos que este siempre junto a nuestra cruz. Que nos ayude a ser valientes para testimoniar, con nuestras palabras y acciones, la única y verdadera fe de Jesucristo, el Señor de la vida y de la historia". +

Texto completo de la homilía

Campaña Donación AICA