Domingo 12 de julio de 2020

Ante lo sucedido en la Escuela Nº49 de Moreno

  • 3 de agosto, 2018
  • Merlo (Buenos Aires)
El obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Maletti, junto con el obispo auxiliar, monseñor Oscar Miñarro, y el vicario general de la diócesis, presbítero Fabián Sáenz, enviaron una carta a la comunidad ante la noticia de la muerte de la vicedirectora Sandra y del auxiliar Rubén de la Escuela Nº49 del barrio San Carlos, de Moreno, a raíz de una explosión mientras se encontraban en el establecimiento.
Enterados de la tragedia que se cobró la vida de la vicedirectora Sandra y del auxiliar Rubén de la Escuela Nº49 del barrio San Carlos, de Moreno, el obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Maletti, junto con el obispo auxiliar, monseñor Oscar Miñarro, y el vicario general de la diócesis, presbítero Fabián Sáenz, enviaron una carta a las comunidades de Merlo y Moreno, en la que "con muchísimo dolor", expresan su deseo de "acompañar a sus familias y a toda la comunidad de la Escuela N° 49".

A este primer sentimiento, añaden "otros que nos vienen y queremos compartirlos: conocemos el esfuerzo de nuestros trabajadores de la Educación para que los chicos de los barrios se eduquen y para que también tengan un lugar donde comer y donde ser cuidados", afirman.

"Estamos acostumbrados a que un docente llegue en primer lugar y prepare la escuela para que los chicos estén calentitos y tengan preparado el desayuno o el almuerzo. Estamos acostumbrados a que un auxiliar ayude a preparar los que serán, en muchos casos, los únicos alimentos que los chicos reciban en el día. Pero no queremos acostumbrarnos a que las escuelas sean lugares precarios; no queremos acostumbrarnos a que las denuncias por lo que hay que arreglar se tomen como una queja política; no queremos acostumbrarnos a infraestructuras deficientes sin controles adecuados", señalan.

"Nada podrá reparar la pérdida de estas dos vidas", consideran, "pero sí podremos darle sentido a esta situación si atendemos a las necesidades que sufren todos los establecimientos públicos (escuelas, hospitales, salitas), para que no debamos lamentar más dolor", aseguran.

"Pedimos a nuestro Buen Dios por el descanso eterno de Sandra y Rubén; por el consuelo y fortaleza para sus familiares y para que la comunidad educativa se renueve en la esperanza para rearmar la escuela y brindar a los chicos el servicio que necesitan", ruegan, e invitan a todos los creyentes "a unirnos en la oración por estas intenciones".+