Martes 29 de septiembre de 2020

Mons. Lozano aseguró que los niños tienen derechos que no pueden esperar

  • 19 de agosto, 2018
  • San Juan
"Hay cosas que en esta etapa no pueden esperar. Son derechos con mayúsculas y todas las letras. La salud, el cariño, la estimulación que alienta y muestra desafíos, el cariño que ayuda al desarrollo de potencialidades", expresó el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, en su columna semanal dedicada al Día del Niño.
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, afirmó que hoy es el día de "todos" los niños, y detalló: "De los que juegan en la escuela, de los que disfrutan la casa y sus entornos, los de la placita o el potrero, de los que sonríen y lloran para atesorar heridas que ayudan a crecer. Los grupos de amigos que sueñan aventuras y se dejan llevar por fantasías".

"Hay cosas que en esta etapa no pueden esperar. Son derechos con mayúsculas y todas las letras. La salud, el cariño, la estimulación que alienta y muestra desafíos, el cariño que ayuda al desarrollo de potencialidades", sostuvo en su columna semanal.

"Sabemos que existen otros niños a los que les roban presente y futuro. Que repiten algunos años en la escuela y repiten marginación. La sociedad reincide en exclusión, en descarte, en inequidad. Niños que son actores secundarios de la película de su propia vida triste", advirtió.

El prelado explicó el significado de aquella antigua consigna: "Las mujeres y los niños primero", la cual implica "atender prioritariamente a quienes necesitan cuidado especial".

"En nuestro medio las mujeres están a cargo del 40% de los hogares y, por lo general, los más pobres. Y el 60% de los niños nacen bajo la línea de pobreza. Una línea que para muchos será un muro que no cruzarán y otros lo lograrán con dificultad. Historias de desgracias y carencias de diverso orden", aseveró.

El arzobispo sanjuanino recordó algunas palabras que ofenden, lastiman, hieren: "Para qué te habré parido", "¡sos un burro, nunca vas a aprender!", "¡sos peor que tu padre! No existís", e indicó: "Los sentimientos frágiles de los pequeños se van moldeando con arte y ternura, o dejan huellas que lastiman con torpeza y desamor. ¿Te acordás aquella expresión de la Biblia: ?quien siembra vientos recoge tempestades?".

"Niños solos sin que nadie les revise el cuaderno, les miren la cabeza, o si llevan ropa limpia. Adultos ocupados en su mundo autorreferencial y consumista, o que sólo buscan ?pasarlo bien? sin hacerse cargo de sus hijos", precisó.

Monseñor Lozano se refirió también a los niños separados de sus familias al cruzar la frontera de los Estados Unidos y a los "niños de la guerra" reclutados para matar y morir en un abrir y cerrar de ojos.
"Hay palabras que son muy buenas en sí cada una por separado, pero hay que evitar que se junten: trabajo infantil. Un signo y expresión de la inequidad y la voracidad consumista", concluyó.+

» Texto completo de la reflexión