Martes 29 de septiembre de 2020

Francisco deseó que su visita a Irlanda "pueda servir para crecer en la unidad"

  • 21 de agosto, 2018
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco envió un saludo a los participantes del Encuentro Mundial de las Familias, cuya ceremonia de apertura se desarrolló el 21 de agosto. Mediante un videomensaje, el Santo Padre deseó que su visita durante el encuentro "pueda servir para crecer en la unidad y la reconciliación entre todos los fieles de Cristo, como signo de la paz duradera que es el sueño de Dios para toda la familia humana".
En la ceremonia de inauguración del Encuentro Mundial de las Familias, que se lleva a cabo en Dublín, Irlanda, del 21 al 26 de agosto, el papa Francisco se hizo presente a través de un videomensaje para los participantes.

En su mensaje, el Papa manifestó el deseo de que su visita a Irlanda para celebrar este encuentro con las familias del mundo; "pueda servir para crecer la unidad y la reconciliación entre todos los fieles de Cristo, como signo de la paz duradera que es el sueño de Dios para toda la familia humana".

En los cinco días del encuentro, familias de todo el mundo tienen la posibilidad de encontrarse y apoyarse en el camino de ser padres e hijos. Las familias hoy día, señaló el Papa en su mensaje, "afrontan muchos desafíos en sus esfuerzos para encarnar un amor fiel, para que sus hijos crezcan con valores sanos y para estar en la comunidad más amplia, como levadura de bondad, amor y atención recíproca".

Por último, el Santo Padre manifestó que este encuentro mundial nos indica el lugar esencial de la familia en la vida de la sociedad y en la edificación de un futuro mejor para los jóvenes: "¡Los jóvenes son el futuro!", afirmó, asegurando que es muy importante "prepararlos hoy, en el presente, pero con las raíces del pasado: los jóvenes y los abuelos".



Texto completo del video mensaje del Papa Francisco

Queridos amigos:
Antes de realizar mi visita, dentro de pocos días, a Irlanda para el Encuentro Mundial de las Familias, les envío un afectuoso saludo a todo el pueblo irlandés: ¡Estoy feliz de saber que regreso a Irlanda!

Como saben, el Encuentro mundial es una celebración de la belleza del plan de Dios para la familia; es también una ocasión para las familias procedentes de todas partes del mundo, para encontrarse y apoyarse en el vivir su especial vocación. Las familias hoy día, afrontan muchos desafíos en sus esfuerzos para encarnar un amor fiel, para crecer los hijos con valores sanos y para estar en la comunidad más amplia, levadura de bondad, amor y atención recíproca. Ustedes saben todo esto.

Espero que esta ocasión pueda ser una fuente de renovado aliento para las familias de todas partes del mundo, especialmente aquellas familias que estarán presentes, en Dublín. Que nos recordará, el lugar esencial de la familia en la vida de la sociedad y en la edificación de un futuro mejor para los jóvenes. ¡Los jóvenes son el futuro! Es muy importante preparar a los jóvenes para el futuro, prepararlos hoy, en el presente, pero con las raíces del pasado: los jóvenes y los abuelos. Es muy importante.

Si bien, la razón específica de mi visita en Irlanda sea el Encuentro Mundial de las Familias, quisiera que abrazara a todos los miembros de la familia irlandesa. Ruego, en particular, para que mi visita pueda servir para crecer la unidad y la reconciliación entre todos los fieles de Cristo, como signo de la paz duradera que es el sueño de Dios para toda la familia humana.

Sé que muchas personas se están comprometiendo activamente en la preparación de mi visita. Agradezco a todos cordialmente. Le pido a cada uno de orar para que este encuentro sea un momento de alegría y de serenidad, una caricia del tierno amor de Jesús para todas las familias, en verdad, para todo hijo de Dios. Les aseguro mi cercanía, mi oración y les invito a rezar por mí, lo necesito. De corazón, les doy mi bendición.+