Martes 29 de septiembre de 2020

Caritas Bangladés empeñada en dar alivio a los refugiados Rohinyá

  • 30 de agosto, 2018
  • Daca (Bangladés)
Frente a la enorme emergencia que explotó en agosto pasado con el reinicio de las hostilidades en el Estado birmano de Rakhine, Caritas Bangladés inmediatamente se puso manos a la obra para llevar ayuda y alivio a los refugiados rohinyá". A diferencia de otras organizaciones no gubernamentales "que no recibieron permisos del gobierno de Daca para obrar, la Iglesia en cambio jamás encontró obstáculos para trabajar con los evacuados".
Frente a la enorme emergencia que explotó en agosto pasado con el reinicio de las hostilidades en el Estado birmano de Rakhine, Caritas Bangladés inmediatamente se puso manos a la obra para llevar ayuda y alivio a los refugiados rohinyá".

A diferencia de otras organizaciones no gubernamentales "que no recibieron permisos del gobierno de Daca para obrar, la Iglesia en cambio jamás encontró obstáculos para trabajar con los evacuados", expresó a AsiaNews Francis Ranjon Rozario, director de Cáritas Bangladés.

"Hemos contribuido en la construcción de 12 mil pequeñas habitaciones, hemos distribuido 12 mil garrafas de gas. Damos de comer a 46 mil refugiados, hemos instalado 250 paneles solares en los campos y muchas otras cosas se harán", detalló Rozario.

En el campo de refugiados Cox ´Bazar trabajan unos 200 voluntarios y distribuyen comida a unos a 2 mil niños.

El director de Cáritas Bangladés precisó: "Trabajamos con los rohinyá porque advertimos su dolor. Por el momento ellos sufren a causa de las lluvias monzónicas. Miles de casas fueron dañadas por las precipitaciones y muchos pozos no se pueden utilizar. No tienen gas para cocinar, no obstante las ayudas".

Los rohinyá (poco más de un millón de personas) son un grupo étnico de religión musulmana, originario de Bangladés; Myanmar, en su mayoría budista, no les reconoce la ciudadanía. Después del inicio de la nueva ola de violencias, unas 700 mil personas atravesaron la frontera y se instalaron acampando a lo largo de la frontera en campos improvisados, donde las condiciones higiénico-sanitarias son precarias, para los niños es casi imposible estudiar y existe el riesgo continuo de catástrofes humanitarias a causa del mal tiempo.

En estos días el gobierno tiene intenciones de desplazar a unos 150 mil refugiados hacia la zona de Vasanchor en la costa meridional de Bangladés, "pero los rohinyá no quieren. Prefieren permanecer juntos. +