Martes 29 de septiembre de 2020

Los guatemaltecos marcharon masivamente contra la legalización del aborto

  • 7 de septiembre, 2018
  • Guatemala
Vestidos de blanco, cientos de miles de guatemaltecos participaron, el pasado domingo 2 de septiembre, de la marcha por la vida, una de las más multitudinarias en la historia del país para manifestar su rechazo a dos iniciativas de ley que podrían entrar en debate para su aprobación en el Congreso: la ley de identidad de género y la ley para la protección integral y reparación digna de niñas y adolescentes víctimas de explotación sexual, ya que ambas leyes "solo legalizarían el aborto y no darían una solución real para que la violencia, explotación sexual y trata de personas sean erradicadas".
Vestidos de blanco, cientos de miles de guatemaltecos participaron, el pasado domingo 2 de septiembre, de la marcha por la vida, una de las más multitudinarias en la historia del país para manifestar su rechazo a dos iniciativas de ley que podrían entrar en debate para su aprobación en el Congreso: la ley de identidad de género y la ley para la protección integral y reparación digna de niñas y adolescentes víctimas de explotación sexual.

Los manifestantes, -fieles de todo el país, católicos, evangélicos, judíos y ciudadanos sin afiliación religiosa- expresaron que ambas leyes "solo legalizarían el aborto y no darían una solución real para que la violencia, explotación sexual y trata de personas sean erradicadas".

La caravana recorrió el centro histórico de la ciudad y estuvo encabezada por monseñor Raúl Martínez, administrador de la diócesis de Santiago de Guatemala, quien valoró que a la marcha se sumaran la comunidad judía y la evangélica. "Si no respetamos el derecho a la vida del no nacido, menos respetaremos la vida de los demás", dijo el prelado.

Monseñor Martínez indicó que el movimiento continuará hasta frenar las iniciativas de ley.

Los más de 150 mil guatemaltecos se pronunciaron a favor de los derechos de la familia desde la concepción. "Sí a la vida, no al aborto", "Padre perdónalos porque no saben lo que hacen", "No a la muerte, sí a la vida" o "Defendemos la vida como valor primordial de toda persona desde su concepción hasta su muerte natural", se leía en algunas pancartas.

El proyecto de ley 5395, de "identidad de género", y la 5376, facilitarían los abortos a niñas de 14 años o menos que hayan sido víctimas de violación.

Por su parte el movimiento ciudadano guatemalteco aseguró en un comunicado que "defendemos y promovemos el derecho a la vida desde la concepción, primero y fundamental derecho humano del cual surgen todos los demás derechos". Además, aseguraron, "afirmamos que el hombre y la mujer, diferentes pero complementarios, tienen la misma dignidad y derechos". "Afirmamos que la familia es el núcleo básico de la sociedad, la cual tiene su origen en el matrimonio entre un hombre y una mujer".

También expresaron que "reconocemos que los padres son los principales educadores de sus hijos y tienen el derecho de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos", y añadieron: "Afirmamos que toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia, de religión y de expresión".

Gabriela Tefel, de la asociación Sí a la Vida agregó: "Tenemos 22 años de estar trabajando con mujeres con embarazos inesperados. Estamos acá por la voz del no nacido".

En el mismo tono se hicieron presentes los miembros del Hogar Marina Guirola Leal, que atiende a niños con alguna discapacidad. "Venimos por nuestros chicos, que son un símbolo de esperanza. Según los médicos tenían un proyecto de vida corto, pero hoy están con nosotros", expresó la hermana Xiomara Santos, acompañada de 16 de los niños y adolescentes a los que cuidan y hospedan.+