Viernes 27 de noviembre de 2020

Hay que difundir el Evangelio mediante el anuncio y el testimonio

  • 11 de octubre, 2012
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, destacó que el Mes de las Misiones tiene "la peculiaridad de coincidir con la celebración del 50º aniversario del comienzo del Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la nueva Evangelización, uniendo el gozo del don de la Fe y la necesidad de proclamarla hasta los confines del mundo". El prelado consideró necesario "retomar el mismo fervor apostólico de las primeras comunidades cristianas que, pequeñas e indefensas, fueron capaces de difundir el Evangelio en todo el mundo entonces conocido mediante su anuncio y testimonio".
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, destacó que el Mes de las Misiones tiene "la peculiaridad de coincidir con la celebración del 50º aniversario del comienzo del Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la nueva Evangelización, uniendo el gozo del don de la Fe y la necesidad de proclamarla hasta los confines del mundo".

El prelado recordó que el papa Benedicto XVI asegura que la dimensión misionera "no ha disminuido, sino que por el contrario, ha experimentado una fructífera reflexión teológica y pastoral, a la vez que vuelve con renovada urgencia, ya que ha aumentado enormemente el número de aquellos que aún no conocen a Cristo".

"Necesitamos por tanto retomar el mismo fervor apostólico de las primeras comunidades cristianas que, pequeñas e indefensas, fueron capaces de difundir el Evangelio en todo el mundo entonces conocido mediante su anuncio y testimonio", subrayó.

El obispo sostuvo que "esta convocatoria va a intensificar la dimensión misionera que realiza el Santo Padre en este Año de la Fe, nos encuentra en nuestra Diócesis buscando caminos y animados por nuestro Sínodo Diocesano realizado en 2007. Los nuevos desafíos que se nos presentan en este inicio del siglo XXI y la búsqueda de respuestas evangelizadoras nos van capacitando para discernir no sólo los problemas de nuestra Iglesia local, provincia y región, sino a tener conciencia de las necesidades de nuestro tiempo y la dimensión misionera ad Gentes, que nos implica a todos".

"La celebración del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización serán ocasiones propicias para un nuevo impulso de la cooperación misionera", concluyó.+

Texto completo de la carta