Viernes 27 de noviembre de 2020

La Presidenta rezó por la unidad de los argentinos en la basílica de Itatí

  • 19 de octubre, 2012
  • Itatí (Corrientes)
La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, entregó en la basílica de Nuestra Señora de Itatí una de las banderas que flameó en las Islas Malvinas en 1966 durante el Operativo Cóndor. "No he venido como Presidenta, sino como peregrina a cumplir una promesa que le hice a una mujer que hace 46 años, junto a su compañero Dardo Cabo y otros 18 peronistas decidieron hacer un acto de patriotismo y de reconocimiento nacional", dijo la mandataria desde el escenario montado frente a la basílica. La Presidenta también rezó por la unidad de los argentinos y pidió a la Virgen que "proteja" a quienes "todavía no hemos podido llegar, a los que les falta trabajo, un techo, salud o educación, hasta que podamos llegar a ellos desde el Estado".
La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, entregó en la basílica de Nuestra Señora de Itatí una de las banderas que flameó en las Islas Malvinas en 1966 durante el Operativo Cóndor, al mando de Dardo Cabo.

La jefa de Estado cumplió así con la petición de la esposa de Cabo, María Cristina Verrier, de depositar una de las enseñas patrias en ese templo ubicado a 75 kilómetros de la ciudad de Corrientes, al que acuden cientos de miles de peregrinos.

"No he venido como Presidenta, sino como peregrina a cumplir una promesa que le hice a una mujer que hace 46 años, junto a su compañero Dardo Cabo y otros 18 peronistas decidieron hacer un acto de patriotismo y de reconocimiento nacional", dijo la mandataria desde el escenario montado frente a la basílica.

Fernández de Kirchner entregó la bandera al arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik y al rector de la basílica, padre Hugo Camino, para después pronunciar un discurso afuera del templo.

La primera mandataria recordó brevemente cómo se llevó a cabo esa gesta patriótica y sostuvo que "fueron allá, a nuestras Malvinas, a plantar una insignia nacional como signo de soberanía y compromiso de una juventud, con la historia de su pueblo y de su patria".

Asimismo, explicó que la esposa de Cabo fue quien le hizo prometer que la iba a traer a Corrientes consagrarla a la Virgen de Itatí porque "ellos se habían encomendado a ella para que los proteja".

La Presidenta también rezó por la unidad de los argentinos y pidió a la Virgen que "proteja" a quienes "todavía no hemos podido llegar, a los que les falta trabajo, un techo, salud o educación, hasta que podamos llegar a ellos desde el Estado".

"Le pido a la Virgen que me siga dando fuerzas para seguir adelante. No es lo mismo que cuando lo tenía a él (en referencia al ex presidente Néstor Kirchner) al lado", reconoció.

"Quiero pedirle a la Virgen que ablande el corazón y rece por aquellos que todavía no entienden que es necesario ser solidarios. A esos que la vida les deparó un destino con educación, casa y comodidades, que comprendan que es necesario seguir trabajando en esta dirección", agregó.+