Viernes 30 de octubre de 2020

Francisco: "Recemos con amor por esa persona que nos odia"

  • 17 de noviembre, 2019
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Palabras del Santo Padre previas al rezo del Ángelus

Acompañado por una multitud de fieles, el papa Francisco rezó el Ángelus en la mañana del domingo, y exhortó a los discípulos de Cristo a "detener la fuerza destructiva del mal”.



Al comentar el Evangelio de Lucas, el Pontífice destacó dos imágenes conflictivas: Por un lado, una mirada realista a la historia, “marcada por la calamidad y la violencia”; por otro, la tranquilidad de Jesús, “que nos habla de la actitud que debe tomar el cristiano al vivir esta historia”. Francisco asegura que tener una actitud “de esperanza en Dios” nos permite no dejarnos vencer ante situaciones trágicas, de hecho, señala, “son una ocasión para dar testimonio”.



Francisco animó a no ser “esclavos de temores y ansiedades” sino a “habitar en la historia” y a “detener la fuerza destructiva del mal”, “con la certeza de que para acompañar su buena acción siempre está la ternura providente y tranquilizadora del Señor”.



Finalmente, señaló que el Señor nos llama a colaborar en la construcción de la historia, “convirtiéndonos junto con Él en agentes de paz y testimonios de la esperanza en un futuro de salvación y resurrección” y sostuvo que es la fe la que "nos hace caminar con Jesús por los caminos sinuosos de este mundo, con la certeza de que la fuerza de su Espíritu doblegará las fuerzas del mal, sometiéndolas al poder del amor de Dios”.



Finalmente, citó a los mártires de la Iglesia, centrándose en los de nuestro tiempo, para recordar que el amor es superior, es omnipotente, porque "es Dios". En ese sentido, destacó a quienes, a pesar de las persecuciones, “son hombres y mujeres de paz”, pero también aquellos que “nos dan un legado para ser preservado e imitado: el Evangelio del amor y la misericordia”.



“Este es el tesoro más valioso que se nos ha dado y el testimonio más efectivo que podemos dar a nuestros contemporáneos", consideró el Papa, respondiendo al odio con amor y a la ofensa con el perdón”.



Por último, exhortó a que lo pongamos en práctica en nuestra vida cotidiana: “Cuando recibimos una ofensa, sentimos dolor, pero perdonamos con el corazón… cuando nos sentimos odiados, recemos con amor por esa persona que nos odia”.



Al finalizar el rezo del Ángelus, Francisco se refirió a la Jornada Mundial de los Pobres, y destacó las iniciativas solidarias de la Iglesia en todo el mundo.+