Sábado 15 de agosto de 2020

Mons. Croxatto ordenó un diácono camino al sacerdocio

  • 21 de noviembre, 2019
  • Neuquén (AICA)
Eligió como lema "No puedo callar lo que he visto y oído"

En una misa presidida por el obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxatto, el 15 de noviembre en la catedral María Auxiliadora fue ordenado diácono camino al sacerdocio Marcelo Adolfo Reynoso, de 55 años, viudo y padre de dos hijos.



En su homilía, monseñor Croxatto destacó que las lecturas del día invitan “a mirar más adentro, a no quedarnos en la superficie de la belleza de la creación”. Al respecto, señaló: “¡Tan bello es el espectáculo del mundo! Y podríamos decir: ¡Tan bello es el matrimonio y la familia!, pero el Señor te fue llevando de la mano para que vos puedas ir ‘mirando más adentro’, ‘ir reconociendo al Artífice de todo’, por eso se entiende tu lema: ‘No puedo callar lo que he visto y oído’”, destacó, “y te animaste con su ayuda, con su gracia, a emprender este camino de especial consagración”, añadió.



“¡Cómo necesitamos mirar más adentro! Tener una mirada más profunda en estos tiempos que corren tan rápidos, que volamos de una imagen a otra, de un país a otro, de un conflicto a otro…y nos cuesta escuchar y ver el paso de Aquel que está detrás de todo”, señaló.



“El Evangelio viene a refrendar lo que vamos compartiendo. Arrastrados por el tiempo y los acontecimientos, dejamos de estar atentos… Todo transcurre tan normal y a la vez tan inconscientemente. Pero el Señor te concedió estar no sólo atento, sino aceptar que el Señor te eligió para quedarte”, afirmó el obispo. “Y no miraste atrás, y te a echaste andar los ‘caminos de Dios’ y como sus caminos no son nuestros caminos, puede hacernos andar caminos jamás pensados ¿Quién conoce el pensamiento del Señor…quién sus designios? ¿Quién te iba a decir hace 10 años, que estarías en la catedral de Neuquén postrándote ante Dios para entregar tu vida al servicio de su pueblo?”.



“El diaconado que hoy vas a recibir, en tu caso es un paso, un tiempo en orden al sacerdocio, pero un tiempo necesario para ir comprendiendo el misterio de este comenzar a identificarte con Jesús de un modo nuevo que tocará tu propio ser, tu identidad más profunda. El diaconado es un tiempo bueno para ir entrando en el misterio del Jesús que no vino para ser servido sino para servir, de modo tan humilde, que no solo nos lavó los pies, sino que nos amó hasta el extremo de dar su vida”, aseguró el prelado.



“Gusta este tiempo diaconal para ir asimilándote al corazón de Jesús servidor…Como diácono harás cosas propias que esta gracia recibida hoy te permitirá, pero no se trata de ‘hacer cosas diaconales’, sino de ‘ser’ como Jesús en lo profundo un ‘servidor de los hombres tus hermanos’”, aconsejó. “Sé un ‘diácono en salida’ que vive con alegría su misión y a través de tu servicio, todos y especialmente los más pobres, descubran el amor de Dios manifestado en Jesús. Y que tu diaconía nos ayude a renovar misioneramente nuestras comunidades”, anheló.



Marcelo Rodolfo Reynoso nació el 21 de marzo de 1964 en la ciudad de coronel Suárez. Es viudo a Alejandra Mónica Solano y padre de Guillermo Emanuel y Leandro Ariel. Recibió la confirmación de manos del entonces obispo, monseñor Jaime de Nevares.



Comenzó su discernimiento en el Seminario Catequístico Juan Pablo II de la diócesis de Neuquén, fundado por el obispo emérito, monseñor Virginio Bressanelli. Continuó sus estudios en el Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos de Córdoba.



Durante estos años, estuvo a cargo de la catequesis bautismal en la parroquia San Francisco de Asís y acompañando las comunidades de Nuestra Señora de Fátima y Nuestra Señora del Valle, ejerciendo su lectorado y acolitado.



Fue ordenado diácono el 15 de noviembre de 2019 por monseñor Fernando Croxatto y designado a servir en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, a cargo del padre Graziano Cavalli.+