Sábado 15 de agosto de 2020

Mons. Stanovnik felicitó a los egresados del Instituto Card. Pironio

  • 29 de noviembre, 2019
  • Corrientes (AICA)
Mensaje a los estudiantes egresados del Instituto Arquidiocesano Cardenal Pironio

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap envió un mensaje a los estudiantes egresados del Instituto Arquidiocesano Cardenal Pironio “porque hacia ellos está orientada la tarea que realizan los servidores y para ellos son las actividades que se brindan en el Instituto”.



El arzobispo saludó especialmente al vicario general, monseñor José Billordo, al rector del Instituto, presbítero Roberto Báez, y al cuerpo docente. “Me hubiese encantado poder estar personalmente con ustedes en este momento, pero si Dios quiere, nos veremos pronto”, mencionó haciendo referencia a su estado de salud.



“Comparto la alegría que hoy sienten los egresados y con ellos quisiera compartir aquello que San Pablo escribía a los cristianos de Tesalónica: ‘Ustedes, hermanos, no viven en las tinieblas para que ese Día los sorprenda como un ladrón: todos ustedes son hijos de la luz, hijos del día. Nosotros no pertenecemos a la noche ni a las tinieblas’ (1Tes 5,4-5)”.



Monseñor Stanovnik dijo a los estudiantes: “No tengo dudas de que ustedes tuvieron la gracia de salir de las tinieblas de la ignorancia y acercarse más a la luz de la verdad durante estos años de estudio, reflexión y oración. Así pudieron conocer más a Jesucristo y a su Iglesia, y disponerse a que el Espíritu del Señor ilumine sus mentes y encienda sus corazones para vivir como hijos de la luz, hijos del día”.



“¡Cómo no alegrarse y agradecer este inmerecido privilegio! ¡Ustedes fueron llamados y elegidos para profundizar la gracia bautismal! Y ustedes son ahora los enviados a compartir con sus hermanos y hermanas los extraordinarios dones que recibieron”, expresó.



Asimismo, mencionó el “gran desafío” de “ofrecer con humildad y respeto lo que hemos recibido, y no como quien ‘sabe más’ y se dirige a ‘quien sabe menos’. Porque el que obra de esa manera se cree superior a los demás y, como tal, busca ser reconocido y aplaudido, convirtiendo así a los otros en objeto de sus oscuros deseos”.



Seguidamente les dijo “Ustedes son discípulos enviados de Aquel que no vino a ser servido sino a servir. Así, nuestro bautismo se convierte en testimonio de santidad que da vida y belleza al mundo”.



Finalmente, felicitó a los egresados, “a ustedes que aprendieron a conocer y a amar más a Jesucristo y a su Iglesia, se les abre ahora la puerta para dar testimonio de ese conocimiento y amor. No se sorprendan de que en esta etapa tengan que sufrir más, ser incomprendidos y descalificados por causa de Jesús. Sin embargo, Jesús mismo nos asegura: ‘el que persevere hasta el fin se salvará’. Él es vida y esperanza nuestra y a él anunciamos con audacia, respeto y humildad. Que nuestra tierna Madre de Itatí los proteja y les dé la alegría de estar al servicio del Evangelio de su Hijo”, concluyó. +