Martes 11 de agosto de 2020

Murió monseñor Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Viedma

  • 1 de diciembre, 2019
  • Azul (Buenos Aires) (AICA)
Mons. Miguel Esteban Hesayne murió este domingo en Azul, donde residía
Murió monseñor Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Viedma


Lunes 2 Dic 2019 | 10:33 am





Azul (Buenos Aires) (AICA): Monseñor Miguel Esteban Hesayne, quien el próximo 26 de diciembre cumpliría 97 años, murió este domingo en Azul, donde residía, confirmó la Conferencia Episcopal Argentina a través de las redes sociales. Sus restos fueron velados en la capilla del Instituto Cristífero, del que fue cofundador, y posteriormente en la catedral de Azul.




 


Monseñor Miguel Esteban Hesayne, quien el próximo 26 de diciembre cumpliría 97 años, murió este domingo en Azul, donde residía y había fundado el Instituto Cristífero, confirmó la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) a través de su cuenta de Twitter.



"La diócesis de Azul comunicó el fallecimiento monseñor Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de la diócesis de Viedma", precisó la CEA.



"Encomendemos al Señor a nuestro apreciado Miguel Esteban y a su querido Instituto Cristífero. Pedimos que para Él brille la luz que no tiene fin", agregó.



Los restos de monseñor Hesayne fueron velados ayer en el Instituto Cristífero, de Azul, y luego llegados a la catedral Nuestra Señora del Rosario, de Azul, donde este lunes continuaba el velatorio.



A las 16 de este lunes está prevista la misa exequial y posteriormente los restos de monseñor Hesayne serán inhumados en el templo catedralicio de Azul.



Un pastor que optó por pobres y desprotegidos

Monseñor Hesayne nació en Azul, provincia de Buenos Aires, el 26 de diciembre de 1922,y fue ordenado sacerdote el 12 de diciembre de 1948 en el seminario San José de La Plata por el entonces arzobispo de La Plata, monseñor Tomás Solari.



El 5 de abril de 1975 el papa san Pablo VI lo eligió obispo de Viedma. Fue ordenado obispo el 4 de junio de 1975 en la catedral de Azul por monseñor Manuel Marengo, obispo de Azul, y los obispos co-consagrantes: monseñor Eduardo Francisco Pironio, obispo de Mar del Plata, y monseñor Miguel Ángel Alemán SDB, obispo de Río Gallegos.



Tomó posesión e inició su ministerio pastoral como tercer obispo de Viedma el 8 de julio de 1975.



Fue uno de los referentes de los Derechos Humanos durante los años de la dictadura militar y fue reconocido su compromiso con los sectores más vulnerables.



Renunció al cumplir 75 años de edad el 28 de junio de 1995. Su lema episcopal es: "Para servir y dar la vida".



Monseñor Hesayne era a la fecha el obispo argentino con más años de ordenación sacerdotal.



Defensor valiente de la dignidad de la persona humana

Monseñor Hesayne, junto con sus pares Jaime De Nevares (Neuquén) y Jorge Novak (Quilmes), fue uno de los obispos que más denunció las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar en el país.



En 1985 declaró en el Juicio a las Juntas y en 2006 calificó de “martirio” la muerte del obispo riojano Enrique Angelelli en su testimonio por el juicio que terminó con la condena a prisión perpetua de Luis Fernando Estrella y Luciano Benjamín Menéndez en 2014.



Junto con el obispo metodista Aldo Etchegoyen cofundó la Asociación Jaime de Nevares, destinada a la formación sociopolítica del laico y fue titular de la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.



En 2001, la Universidad Nacional de Río Cuarto le dio un Doctorado Honoris Causa; en 2004, recibió el premio Azucena Villaflor en mérito a su lucha por los Derechos Humanos y fue miembro emérito de la Comisión Provincial por la Memoria con sede en La Plata.



Pesar por la muerte de un pastor muy querido

Las diócesis argentinas expresaron su pesar por la muerte de monseñor Hesayne, un pastor muy querido, a través de mensajes en las redes sociales. También celebraron misas por su eterno descanso.



Mons. Hesayne firmó en numerosas oportunidades las cartas pastorales de los obispos patagónicos, además de escribir homilías dominicales que fueron publicadas semanalmente en AICA.



“Su especial dedicación al instituto secular de las cristíferas señala a monseñor Hesayne como un eximio director espiritual, una faceta desconocida y a veces oculta de su sacerdocio", destacó Miguel Woites, director de AICA y amigo personal del prelado fallecido, a quien despidió: "Hasta más vernos, Negro".



El día que el Papa lo llamó dos veces

Era marzo de 2013, a pocos días del inicio del pontificado de Jorge Bergoglio, y el papa Francisco sorprendió a monseñor Hesayne con un llamado telefónico, que el prelado definió como una charla amena y de amigos.



“Me habló el papa Francisco por teléfono. Me llamó dos veces. La primera no me encontró y me dejó dicho en el contestador que me llamaría más tarde, y así fue”, contó.



Monseñor Hesayne, que residía en la sede central del Instituto Cristífero, en la ciudad bonaerense de Azul, destacó: “Me habló como siempre me hablaba como un amigo habla con su amigo y hasta bromeando”.



“Oremos todos por él como se lo prometí, en nombre propio y de todos ustedes”, pidió.+