Martes 11 de agosto de 2020

Obispos santiagueños invitan al Año Mariano y animan a una nueva evangelización

  • 5 de diciembre, 2019
  • Santiago del Estero (AICA)
Mensaje de los obispos de Santiago del Estero con motivo del Año Mariano Nacional

Los obispos de Santiago del Estero explicaron que el Año Mariano Nacional, que comenzará el próximo domingo 8 de diciembre, fue convocado para celebrar “a María como Madre y las maravillas que Dios obró en y por ella durante 400 años de amorosa presencia entre nosotros” y anunciar “el amor de Dios reflejado en la bendita imagen y limpia Concepción del Valle”.



“Es innegable la presencia mariana en nuestras tierras. La evangelización de nuestro pueblo se dio de la mano de María: haciendo vivo y visible el designio del Señor que nos la entregó en la Cruz como Madre. El Evangelio fue anunciado y fue penetrando en la vida de los pueblos con la presencia viva de María”, destacaron.



El mensaje ante el inicio de este acontecimiento mariano lleva las firmas del obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, y del obispo auxiliar, monseñor Enrique Martínez Ossola.



Los prelados santiagueños señalaron que uno de los puntos culminantes de este jubileo será el Congreso Mariano Nacional, que se hará en Catamarca, y aseguraron que en estos encuentros “se transmite y contagia la fe de mayores a nuevas generaciones, donde están incluidos todos: aquí no hay distinción de clases sociales, permanecen todos unidos por el amor de María, que vive en el corazón del pueblo”.



Asimismo, consideraron que “la Patria, en estas horas de pobreza creciente, de exclusión, de inmensas desigualdades sociales, de prejuicios y divisiones: necesita una nueva hora de ‘fuerte evangelización’”.







“Como Iglesia estamos llamados a aportar aquello que es nuestro tesoro: el Evangelio, la Palabra de Dios, capaz de transformar todo desde lo profundo del corazón, con hombres y mujeres nuevos, que nacieron a una vida nueva: fruto de la acción del Evangelio y de la gracia del Señor que actúa en cada persona y en la historia”, sostuvieron.



“Sentimos en cada encuentro de la Madre con sus hijos: ‘María es la estrella de la nueva evangelización’ que está presente, anima, guía, protege, acoge e impulsa a los discípulos misioneros a ‘salir’ al encuentro de todos, en especial de los más alejados y marginados de nuestra sociedad”, agregaron.



Los obispos afirmaron que los conmueve “ver a tanta gente –que quizás llega poco a nuestros templos- pero que se acercan a la Virgen del Valle: niños, enfermos, jóvenes de toda condición, hombres y mujeres, abuelos con sus nietos… quieren estar cerquita de María, para tocarla, para rezar, para estar un tiempo con la Madre: buscando consuelo, fortaleza, intercesión, el cuidado tierno de la Madre”.



“Sólo contemplar esa fe tan sencilla y profunda de nuestro pueblo: nos evangeliza, nos acerca al misterio de la acción de Dios en la vida de la gente, y nos confirma en este camino: escuchar el clamor de nuestro pueblo, en horas de muchas incertidumbre, de todo tipo de pobrezas y miserias, para responder con renovado ardor misionero, desde nuestras comunidades, siendo testigos del amor de Dios para encender una luz de esperanza donde hay tanto dolor y soledad, donde hay tanta discordia y agresiones, donde hay hambre de pan, de verdad, de justicia y paz verdadera”, aseguraron.



“No podemos dejar a nuestro pueblo sin escucharlo, sin acogerlo, sin acompañarlo, sin transmitir lo que recibimos gratuitamente - el Evangelio de Jesucristo- y que cambió nuestra existencia y se convirtió en una novedad esperanzadora y llena de vida, que nos alienta y anima en nuestro camino y compromiso cotidiano”.



Al inicio del Año Mariano Nacional, los prelados santiagueños se ponen “en sintonía con la Iglesia en la Argentina: la Morenita del Valle nos invita a vivir -con corazón agradecido por este don - un intenso año de encuentros, celebraciones, tiempos fuertes de evangelización y misión, de vivencia en las comunidades, siempre atentos a las ‘voces de tantos hermanos y hermanas que tienen la fe y la vida amenazadas, para recibirlos o salir a su encuentro”.



Monseñor Bokalic y monseñor Martínez Ossola, invitaron a que cada comunidad parroquial o pequeñas comunidades inicien “festivamente” este Año Mariano, que comienza el próximo 8 de diciembre y concluye con la solemnidad de la Inmaculada de 2020.



“Mientras tanto, continúa la visita misionera de la Virgen del Valle a las parroquias: hasta abril del próximo año, de modo que todas las comunidades reciban la visita de María. En la catedral-basílica –iglesia madre de todas las iglesias de la diócesis- daremos apertura al Año Mariano con la celebración de la misa y la procesión el 8 de diciembre a las 20”, precisaron.+