Sábado 15 de agosto de 2020

El nuevo Presidente apeló a varias expresiones del papa Francisco

  • 11 de diciembre, 2019
  • Buenos Aires (AICA)
Primer discurso ante la Asamblea Legislativa del presidente Alberto Fernández

El nuevo presidente de la Nación, Alberto Fernández, este martes 10 de diciembre apeló a varias expresiones del papa Francisco en su primer discurso ante la Asamblea Legislativa tras prestar el juramento de práctica y recibir los atributos del mandatario saliente Mauricio Macri.



El dirigente del Frente de Todos, que ganó las elecciones acompañado por Cristina Fernández como vicepresidenta, utilizó, al jurar como Presidente, la fórmula “por Dios, la Patria y los santos evangelios”.



En su primer mensaje como mandatario, Fernández se refirió al pontífice como “querido papa Francisco” y utilizó algunas de sus expresiones habituales: “cultura del descarte”, “marginados y excluidos”, “desencuentro”, “últimos”, “inclusión y equidad” y “casa común”, entre otras.



Asimismo, anticipó que el ministerio del área ambiental estará inspirado en la encíclica Laudato si’ del papa Francisco, a la que definió como “carta magna ética y ecológica a nivel universal”.



Las citas textuales parafraseando al Papa

“Los marginados y excluidos de nuestra Patria, los afectados por la cultura del descarte, no sólo necesitan que le demos con premura un pedazo de pan al pie de nuestra mesa. Necesitan ser parte y ser comensales en la misma mesa. De la mesa grande de una Nación que tiene que ser nuestra ‘casa común’”.



“En un contexto de gravedad extrema, de emergencia, debemos comprender que no existe la posibilidad de pedirle sacrificios a quien tiene hambre, no se le puede pedir sacrificios a quien no puede llegar a fin de mes. Debemos salir de esta situación con solidaridad”.



“Proponemos una Argentina donde el abrazo crezca, se multiplique, porque necesitamos unirnos. Si logramos detener el odio, podremos detener la caída de la Argentina. La primera y principal liberación como país es lograr que el odio no tenga poder sobre nuestros espíritus. Que el odio no nos colonice. Que el odio no signifique un derroche de nuestras personas viviendo en comunidad”.



“La Argentina necesita una política ambiental activa, que promueva una transición hacia un modelo de desarrollo sostenible, de consumo responsable y de valoración de los bienes naturales. En esa búsqueda estamos inspirados en la encíclica Laudato si’ de nuestro querido papa Francisco, carta magna ética y ecológica a nivel universal”.+