Miércoles 15 de julio de 2020

"Cumbre" del Papa con los patriarcas católicos de Medio Oriente

  • 6 de febrero, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El papa Francisco se reunirá en Roma con los patriarcas católicos de Medio Oriente

El papa Francisco se reunirá en Roma con los patriarcas católicos de Medio Oriente, en una "cumbre" convocada para reflexionar juntos sobre la condición y la misión de las Iglesias católicas orientales entre las poblaciones de la región, atormentadas por tribulaciones que se prolongan desde hace tiempo.



En la reunión con el Papa -informó Fides- participarán el patriarca caldeo Louis Raphael Sako, el patriarca maronita Bechara Boutros Rai, el patriarca copto católico Ibrahim Isaac Sidrak, el patriarca melquita Youssef Absi, el patriarca armenio católico Krikor Bedros XX Ghabroyan y el patriarca sirio católico Ignace Youssif III Younan.



La última reunión de patriarcas católicos tuvo lugar en Bagdad a fines de noviembre de 2018. En esa ocasión, los patriarcas también le escribieron al Papa pidiéndole reunirse con él para compartir con el obispo de Roma sus preguntas y preocupaciones sobre las emergencias y los problemas que sufren sus comunidades.



En países como Irak y Siria, añade Fides, en las últimas décadas, hubo un fuerte éxodo de cristianos de regiones devastadas por conflictos sectarios y violencia.



A mediados de enero, el patriarca melquita, Youssef Absi, recordó que la misión de la Iglesia, también en Oriente Medio, no es “difundir la civilización cristiana en lugar de otras civilizaciones”, sino “atestiguar la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas y ayudar a otros a recibir el don de este Espíritu”.



En esa intervención, el patriarca melquita expresó con fórmulas sintéticas pero efectivas el criterio con el cual es conveniente observar los acontecimientos de las comunidades cristianas diseminadas por todo Oriente Medio.



“Nuestra presencia, especialmente en Medio Oriente, aclaró el patriarca, no depende de nuestro número, nuestra fuerza, nuestra grandeza y nuestra capacidad, sino más bien de la obra efectiva del Espíritu Santo en nuestras vidas”. +