Martes 14 de julio de 2020

Oración interreligiosa por "la dignidad de la mujer y la vida" en Luján

  • 9 de marzo, 2020
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
Una judía, una católica, una musulmana alauita y una evangélica bautista leyeron una oración interreligiosa al finalizar la misa por las mujeres y por la vida que se celebró el domingo 8 de marzo frente a la basílica de Nuestra Señora de Luján. En la plegaria por "la dignidad de la mujer y la vida" compartieron expresiones del papa Francisco que comunican su aprecio por la mujer.

Una judía, una católica, una musulmana alauita y una evangélica bautista leyeron una oración interreligiosa al finalizar la misa por las mujeres y por la vida que se celebró el domingo 8 de marzo frente a la basílica de Nuestra Señora de Luján.



En tanto, la introducción de la plegaria por la "la dignidad de la mujer y la vida" estuvo a cargo de María Sol Skop (abogada) y Lourdes Spossito (Conferencia Episcopal Argentina).



Luego hablaron varias mujeres. Ángela Waksman judía, casada, madre y abuela. Es profesora de Historia, especializada en Shoá. Es colaboradora del Museo de la Shoá de Buenos Aires y Guía del Proyecto Marcha por la Vida con el Colegio ORT.



"Como mujer judía -dijo- que he sido honrada para dar este mensaje invoco a nuestras matriarcas bíblicas Sara, Rebeca, Rajel y Lea, quienes fueron los pilares del pueblo de Israel. Recuerdo a aquellas a quienes a lo largo de nuestra historia demostraron fortaleza e integridad, enfrentaron prejuicios y custodiaron los valores éticos que guían al pueblo judío, en especial a las valientes mujeres judías que enfrentaron al enemig de la humanidad durante la Shoá, el Holocausto, en guetos, bosques y campos de exterminio y que eligieron no ser pasivas ante la maquinaria nazi, y a Justas por la Humanidad, mujeres católicas, musulmanas, protestantes que salvaron a miles de judíos a pesar del peligro que ello implicaba".



"Rindo mi homenaje a a todas las mujeres que a diario trabajan, estudian, educan y mantienen a sus familias. Que Dios nos inspire en nuestra lucha cotidiana por el respeto, la defensa de la dignidad, en contra de la violencia de género, por una sociedad mejor y de esta forma cumplir como nos enseña la tradición judía el Tikum Olam (reparación del mundo) para que todos podamos vivir en paz y armoniía. Muchas gracias", agregó.



Gladys Esther Ceballes, católica, madre y abuela, participa en Cáritas de la parroquia San Juan Bosco, diócesis de San Martín. Es directora del Hogar del Abrazo Maternal en Villa La Cárcova, donde atienden y acompañan a mujeres embarazadas y bebés. Un cartel daba cuenta también de la Villa La Cárcova.



Haifa Deeb es musulmana alauita. Proveniente de Siria ha sido recibida en la Argentina con su esposo y dos hijos con el acompañamiento y ayuda de la Fundación Manos Abiertas. Hizo una oración en su lengua materna, el árabe, y luego, leyendo trabajosamente, en castellano. Dijo: "Te pido por todas las mujeres del mundo, especialmente por las mujeres que sufren por falta de oportunidades para trabajar y estudiar y por aquellas que no son valoradas en sus derechos de igualdad. Amén".



Hebe Estenave de Caramutti es evangélica bautista, casada hace 49 años, madre y abuela, escribana y abogada. Integra la Asociación Civil de Mujeres Bautistas Argentinas y la Comisión Aciera Mujer. Forma parte del Equipo No a la Trata de Personas de la Comisión Nacional de Justicia y Paz.



Con fuerte voz y en tono encendido, expresó: "Señor y Padre nuestro que estás en los cielos, en el Día Internacional de la Mujer, te agradecemos haberla creado, a partir de la costilla del hombre, a tu imagen y semejanza, para que, como la Biblia lo dice, sea su ayuda idónea y nunca jamás su sirvienta y mucho menos su esclava.



"Por eso, en el nombre de Jesucristo, clamo por aquellas mujeres que están sometidas a violencia de todo tipo, golpes, agresiones, abusos, explotación sexual y laboral, esclavitud, servidumbre y otras prácticas análogas.



"También pedimos por los grupos más vulnerables, niñas, migrantes, discapacitadas, etc. que suelen ser engañadas con mayor facilidad.



"Afirmamos que para vos, Señor, ninguna persona es ni puede ser tratada como una mercancía sujeta a la trata, que atenta directamente contra su dignidad y libertad.



"Dios todopoderoso, te pedimos que actúes para que las sometidas a esta condición sean liberadas, restauradas, sanadas y puedan perdona, como Tú perdonas.



Al final expresó: "Finalmente, queremos reconocer que nos hemos alejado de Ti, y por ello te pedimos que perdones nuestros pecados y podamos cambiar. Para que nuestra amada Patria se levante como una nueva y gloriosa nación. Oramos en el todopoderoso nombre de Jesucristo".



La organización de este momento interreligioso fue de Gloria Williams de Padilla y Adriana RaiCan de Guevarra.



Texto de la introducción

A - Mujeres de distintas confesiones cristianas y de diferentes credos monoteístas aportamos, juntas, el aprecio y la esperanza por la dignidad de la mujer y por el cuidado de la vida en todas las etapas de su desarrollo.



B - La incorporación de la mujer al ámbito público, que San Juan XXIII interpretó como “signo de los tiempos”, también se ha dado en nuestras comunidades abrahámicas y en otras tradiciones de fe.



A - La historia cuenta con importantes figuras femeninas en la defensa de los derechos humanos que son fuente de inspiración. Como introducción, compartimos algunas expresiones del Papa que comunican su aprecio por la mujer:



B - Expresó Francisco en [c]Evangelii Gaudium
(103): “El genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social”. Este año, manifestó en la Jornada Mundial de la Paz: Las mujeres son fuente de vida. … Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, … Jesús, recién nacido, se reflejó en los ojos de una mujer, en el rostro de su madre.



A -Destacó en la exhortación Querida Amazonía, la fuerza y el don generoso de las mujeres en la transmisión de la fe, (99) y exhortó a que su protagonismo sea central, estable y reconocido (103). Expresó así: “Las mujeres hacen su aporte a la Iglesia según su modo propio y prolongando la fuerza y la ternura de María, la Madre” (101).



B - Como habitantes de la Nación Argentina invocamos, con el Preámbulo de la Constitución, a Dios fuente de toda razón y justicia. Seamos testigos de la oración que cada participante realizará desde su propia realidad.[/c]+ (Jorge Rouillon)