Jueves 22 de octubre de 2020

El Secretario de Culto destacó los postulados sociales del papa Francisco

  • 13 de marzo, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
En una nota con el título "Francisco, desde el fin del mundo hacia el mundo entero", por el séptimo aniversario de la elección pontificia de Jorge Bergoglio, el Secretario de Culto de la Nación

El Secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, destacó uno de los cuatro postulados que el papa Francisco considera indispensable para construir la amistad social: “La unidad es superior al conflicto” y que el pontífice incluyó en la exhortación apostólica Evangelii gaudium.



La nota con el título “Francisco, desde el fin del mundo hacia el mundo entero” fue publicada por la agencia oficial Télam con motivo del séptimo aniversario de la elección pontificia de Jorge Mario Bergoglio.



La opinión del funcionario

La expresión latina: ¡ Habemus Papam !, aquel 13 de marzo de 2013 me encontró reunido con mi equipo en el despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, durante mi anterior gestión como Secretario de Culto, donde recibí el anuncio de la elección de Jorge Bergoglio como nuevo Papa.



Aquel día, desde el balcón de la Basílica de San Pedro, mientras Francisco saludaba a quienes se habían congregado en la plaza: “Sabéis que el deber de un cónclave es dar un obispo a Roma y parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo al fin del mundo…”, recibí una comunicación: “Guillermo, organizá todo que nos vamos a Roma”, era la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner quien, a su vez, ese día le escribió: “es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad”.



Durante estos años de tarea pastoral ha abordado las más diversas materias: la paz, considerando que “la guerra es la negación de todos los derechos”; las armas de destrucción masiva; el terrorismo; la trata de personas; los migrantes y refugiados; la situación de los cristianos y otras minorías religiosas; el ecumenismo y; entre otras, el diálogo interreligioso cuyo objetivo último, para el Papa, es promover la paz sobre la base del respeto de las diferencias y la disposición a “tender puentes y no construir muros”.



No obstante, destaco el compromiso de Francisco con el desarrollo humano integral; el ambiente y cambio climático; y la economía.



La promoción del “desarrollo humano integral” se centra, según el Papa, en la dignidad de la persona y sus derechos humanos, incluyendo la esfera espiritual y material.



Considera que la situación actual de deterioro del ambiente está estrechamente vinculada con un menoscabo humano, social y ético, que se refleja en una visión puramente utilitaria del mundo. La perspectiva del Papa sobre esta importante cuestión se halla reflejada en la carta encíclica Laudato si’.



En la actualidad, y desde el 10 de diciembre de 2019, al cumplirse el séptimo aniversario de su Pontificado, me encuentro en la misma función pero en una diferente situación económico-social de nuestro país.



Una vez más, Francisco volvió a conmoverme y a renovar mi admiración por su intervención ante el Fondo Monetario Internacional en el nuevo contexto de endeudamiento con sus declaraciones en el sentido que: “Es ciertamente justo el principio de que las deudas deben ser pagadas. No es lícito, en cambio, exigir o pretender su pago cuando este vendría a imponer de hecho opciones políticas tales que llevaran al hambre y la desesperación a poblaciones enteras”. “No se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables. En estos casos es necesario, como por lo demás está ocurriendo en parte, encontrar modalidades de reducción, dilación o extinción de la deuda, compatibles con el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y el progreso”.



Por su parte, el presidente Alberto Fernández, en su discurso en el Congreso de la Nación el 1° de marzo de 2020, manifestó: “Quiero expresar particularmente mi agradecimiento al Papa Francisco, quien de modo singular y ante los líderes de las finanzas internacionales, volvió a enfatizar su llamamiento a construir una economía con alma. ‘Se trata –dijo- de ser capaces de sacarnos las escamas de los ojos y de los corazones, para ver con una nueva luz estas realidades de codicia e injusticia que claman a la tierra’”.



Finalmente me permito adherir al concepto expresado por Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium: “…hace falta postular un principio que es indispensable para construir la amistad social: la unidad es superior al conflicto”.
+