Sábado 28 de noviembre de 2020

Mons. Frassia deseó que esta situación "nos ayude a ayudarnos"

  • 27 de marzo, 2020
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, envió una carta a los fieles de la comunidad diocesana con motivo de la crisis sanitaria

En una carta dirigida a las comunidades parroquiales y a los ciudadanos en general, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, envió un mensaje de ánimo y aseguró que “no estamos solos”. Asimismo, anheló que “todo lo que nos va pasando con esto del coronavirus, nos ayude a ayudarnos”.



“Uno de los modos de ayuda -puntualizó- es quedándose en su casa, cuidándose uno y cuidando a los demás. Pero lo más importante es la repercusión que esto nos trae a todos”.



“Es evidente que el mundo se ha detenido, han cambiado los papeles de muchas cosas, pero creo que nos tiene que dejar una enseñanza, una fuerza, para que de alguna manera nos acerquemos más al valor de nuestra existencia, al valor del sentido de nuestra vida: ¡Buscar el sentido! ¡El sentido de persona! ¡El sentido de hijos de Dios! ¡El sentido de hermanos con los hermanos! ¡El sentido entre todos!”, animó.



El prelado consideró que “es un momento muy especial, de límite, pero que tenemos que aprovecharlo. Dios nunca nos va a desamparar y nosotros tenemos que buscar fuerza de esto para modificar cosas y valorar a los que tenemos al lado”.



Además, animó a “aprovechar los momentos de charlar, de conversar”. “Alguien dijo ‘yo tengo un vecino hace veinte años y ni siquiera conocía su nombre; ahora con esta situación conozco su nombre, su historia y un poco más su vida’”, ejemplificó. “¡Aprendamos! La naturaleza nos está enseñando cosas; que también nosotros aprendamos cosas de los demás”.



“Que Dios nos bendiga a todos; que nos ayudemos para el presente y para el futuro; que nunca saquemos de lo íntimo las cosas negativas sino cosas positivas. Dios nos bendice en serio; que podamos ayudar ayudando a los demás”, deseó.



“Yo, como obispo de Avellaneda-Lanús, sepan que rezo, que estoy muy preocupado, que agradezco a todos, al personal médico, a los enfermeros, a las enfermeras, a los auxiliares, a los que están sirviendo, a los que arriesgan su vida; también a mis sacerdotes, a los diáconos, a las religiosas, a los religiosos; a todos los que están haciendo algo bueno para los demás”, concluyó.+