Sábado 28 de noviembre de 2020

Mons. Martínez: "Un momento para una esperanza activa y solidaria"

  • 31 de marzo, 2020
  • Posadas (Misiones) (AICA)
Carta semanal del obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez invitó a la comunidad a pedirle a Dios “que pronto se termine este flagelo” del coronavirus que vive el mundo, al advertir que esta situación de emergencia por la pandemia “trae incertidumbre y dolor”.



“En estos días hay mucho que pedir y agradecer. Pedir por tantísimas víctimas mortales, por tantos afectados, por todos nosotros, para que asumamos este momento con responsabilidad, pero a la vez sin pánico y con una esperanza creativa y solidaria”, indicó en su reflexión semanal.



“Tenemos el ejemplo de muchos hermanos que viven esta esperanza activa y solidaria en momentos, como éste, tan difíciles. Desde ya, médicos, enfermeros, trabajadores de la salud, pero también tantos otros que siguen prestando servicios diferentes desde la alimentación o el transporte, para que la gente esté abastecida; también los comunicadores que siguen trabajando para que la gente esté animada y bien informada; o nuestros sacerdotes, consagrados, religiosas, cristianos con distintos roles y ministerios”, enumeró.



El prelado reconoció “que, así como la solidaridad, también puede aparecer el egoísmo y el ensimismamiento del ‘sálvese quien pueda’. En estos días también afloran problemas que revelan la fragilidad en la que viven muchos hermanos y hermanas nuestros”.



“Los problemas sociales de quienes sobreviven en el día a día, en trabajos o changas informales, pequeños emprendimientos y negocios, todos estos padecen otros efectos de una cuarentena que los lleva a no tener cómo cubrir necesidades básicas”, precisó.



“La Pascua que celebraremos en pocos días nos llevará a experimentar desde la fe que la Vida triunfa sobre la muerte. Este es el fundamento de nuestra esperanza”.



Por último, monseñor Martínez consideró que en este momento difícil hay que “estar atentos a ser responsables, cuidar a los demás y cuidarnos, y a la vez a ser protagonistas de una esperanza activa y solidaria desde el lugar en que estemos, atentos a los otros, rezando y sirviendo a los demás”.



“Cristo, el Señor, nos dice: ‘Yo soy la Resurrección y la Vida ¿Crees esto?’”, concluyó.+