Sábado 28 de noviembre de 2020

Cercanía de los obispos de Merlo-Moreno con la comunidad diocesana

  • 31 de marzo, 2020
  • Merlo (Buenos Aires) (AICA)
Los obispos de Merlo-Moreno enviaron a la comunidad diocesana un mensaje a fin de animarlos a vivir una Semana Santa "como Iglesia doméstica".

Los obispos de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Carlos Maletti, y su auxiliar, monseñor Oscar Eduardo Miñarro, enviaron a la comunidad diocesana un mensaje a fin de animarlos a vivir una Semana Santa “como Iglesia doméstica”. Asimismo, recomendaron algunas consideraciones para ayudar a mantener la salud psicológica, emocional y espiritual de las familias, a cargo de monseñor José Adolfo Larregain OFM, obispo auxiliar electo de Corrientes.



“En nombre de todos los sacerdotes y del consejo pastoral de la diócesis de Merlo-Moreno, que es voz de muchas voces de tantos laicos y religiosos, que sirven a nuestras comunidades diseminadas por los barrios de nuestra diócesis, les acerco estas palabras de aliento y esperanza en las cercanías de una nueva celebración de Semana Santa”, comenzó diciendo monseñor Maletti. “Queremos retomar la lectura del apóstol Pablo del miércoles de ceniza: ‘Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación’”.



Seguidamente, monseñor Miñarro expresó que “probablemente nuestras celebraciones de Semana Santa tengan este año una modalidad muy diferente y nos veamos obligados a hacer de cada una de nuestras familias esa Iglesia doméstica de la que nos habla nuestra fe”. De este modo, mencionó que el equipo de liturgia ya se encuentra trabajando con materiales para acercar durante los días de Pascua.



“No hay dudas de que la pandemia del coronavirus y sus consecuencias de aislamiento, fragilidad, estrechez y alarma constituyen una situación única, extraña y novedosa. Pero el Señor nos invita a transformarla en una oportunidad. Nuestro gran desafío como creyentes es convertirla en tiempo de gracia y tiempo de salvación”, agregó el obispo auxiliar de Merlo-Moreno.



Monseñor Maletti explicó que están a disposición unas “sencillas indicaciones que brotan de la experiencia de muchas personas que nos lo han aportado, con las que deseamos ayudar a ese cuidado común al que constantemente se nos está exhortando y que sin dudas es querido por el mismo Señor”, dijo a la comunidad, advirtiendo que “no dejamos de pensar ni de preocuparnos por las consecuencias económicas y sociales que esta situación provoca en las personas y familias más vulnerables de nuestra diócesis”.



Por eso, exhortó a la comunidad “a ser especialmente solidarios en este tiempo, reconociendo la presencia de nuestro Señor sufriente en el rostro de sus hermanos pobres y débiles”. Monseñor Miñarro agregó: “Es importante seguir las pautas que nos indican los profesionales que están velando por nuestra comunidad, escuchando experiencias de muchos laicos de nuestras comunidades. Son sugerencias simples, sencillas, generales, básicas, que nos pueden ayudar para mantener nuestra salud psicológica, emocional y espiritual”.+