Miércoles 15 de julio de 2020

Los colegios del obispado de San Isidro garantizan la continuidad pedagógica

  • 24 de abril, 2020
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispado de San Isidro difundió un video, en el que muestra cómo los colegios de su jurisdicción garantizan la continuidad pedagógica en tiempos de pandemia por el coronavirus.

La Junta Regional de Educación Católica valoró que las instituciones educativas del obispado de San Isidro sigan adaptándose al contexto complejo por el aislamiento a raíz de la pandemia del coronavirus, para que la educación sea “un objetivo al que todos los alumnos y las alumnas sigan pudiendo acceder”.

“Con el interés depositado en fortalecer el lazo entre docentes, estudiantes y familias, cada colegio genera a través de recursos virtuales, adaptándose a las posibilidades material de cada caso en particular, posibilitando así, continuar construyendo conocimiento”, subrayó.

En este sentido, el obispado difundió un video con un mensaje alentando a seguir haciendo comunidad y a mostrar cómo se da la continuidad pedagógica en el contexto actual de la suspensión de las clases presenciales.

“La continuidad pedagógica es construir comunidad y generar espacios de aprendizaje nuevos, donde los docentes aprendemos cada día. Es acompañar los procesos, dar tiempo, proponer estrategias. Es incluir a todos y a cada uno. Es disponernos para la heterogeneidad de las aulas, para la diversidad de la vida, para lo imprevisto que vino y para lo que está por venir”, explicó una voz en off.

“Continuidad pedagógica es enseñar y aprender, es estar disponibles para nuestros alumnos y sostener la comunidad de trabajo con los colegas, es fortalecer los equipos, es sostener la comunión con la familia, es seguir acompañando este seguir anunciando el amor de un Dios que está presente siempre, especialmente en los momentos difíciles”, precisó.

El obispado destacó que los colegios de esta jurisdicción eclesiásticas interrumpieron las clases presenciales, pero no “las experiencias de aprendizaje, ni los vínculos, ni los espacios de encuentro”.

“Somos educadores, aprendemos para seguir enseñando”, concluyó.+