Lunes 28 de septiembre de 2020

El Vaticano archivó el caso de Emanuela Orlandi

  • 30 de abril, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
La Justicia de la Santa Sede decidió archivar las investigaciones sobre la presunta sepultura dentro del Vaticano de Emanuela Orlandi, la joven italiana desaparecida desde 1983 cuando tenía 15 años

La Justicia de la Santa Sede decidió archivar las investigaciones sobre la presunta sepultura dentro del Vaticano de Emanuela Orlandi, la joven italiana desaparecida desde 1983 cuando tenía 15 años, luego de varios intentos frustrados por encontrar sus restos. La medida "cierra uno de los capítulos de la triste historia, en la que las autoridades del Vaticano han ofrecido, desde el principio, la más amplia colaboración", señaló el Vaticano.



Según la Oficina de Prensa de la Santa Sede el procedimiento relativo a la presunta sepultura en el Vaticano, en el Cementerio Teutónico, de los restos de Emanuela Orlandi, fue archivado por el Juez Único del Estado de la Ciudad del Vaticano, que aceptó plenamente el pedido de la Oficina del Promotor de Justicia.



El expediente se abrió el verano pasado, después de la denuncia de los familiares de la joven desaparecida en 1983, tras la cual el Promotor de Justicia, Gian Piero Milano, y su adjunto, Alessandro Diddi, autorizaron el acceso a dos tumbas situadas en el interior del Cementerio Teutónico, que posteriormente resultaron estar vacías.



En ese contexto instructorio una siguiente investigación ordenada por los magistrados llevó al descubrimiento, en una sala subterránea dentro del complejo del cementerio, de miles de fragmentos óseos de diversas épocas y orígenes.



Las pruebas efectuadas sobre estos hallazgos, llevadas a cabo por el profesor Giovanni Arcudi, perito de oficio, en presencia de los asesores de la familia Orlandi, llegaron a la conclusión de que los fragmentos encontrados se remontan a una época anterior a la desaparición de Emanuela: los más recientes datan de hace al menos cien años.



De ahí la solicitud de archivo, que cierra uno de los capítulos de la triste historia, en la que las autoridades vaticanas ofrecieron desde el principio la más amplia colaboración.



Con este espíritu, el procedimiento de archivo deja a la familia Orlandi la posibilidad de proceder, en privado, a cualquier otra investigación sobre algunos fragmentos ya encontrados y conservados, en contenedores sellados, en la Gendarmería.+